La guía de concepts de Top Gear: el alucinante Porsche Panamericana

Resulta que el Cayenne estaba lejos de la primera musa del crossover deportivo de Porsche.

No importa cuánto tiempo pases mirándolo o desde qué ángulo; el Porsche Panamericana concept no dejará de parecerte absolutamente estrafalario.

El Lada-Porsche 2103. Has leído bien.

La historia tras este vehículo es familiar: el Panamericana, como muchas creaciones únicas del mundo del motor, nació como un regalo de cumpleaños. Ocurrió en 1989: Sttutgart necesitaba marcar el 80º aniversario de Ferry Porsche. El 911 (versión 964) acusaba el paso del tiempo, por lo que la compañía debía indicar su nueva dirección en cuanto a diseño… y dar a sus fieles algunas pistas sobre lo que podían esperar del inminente 993.

Usaron un 964 Cabrio como base, pero el Porsche Panamericana (llamado así por la mítica carrera de resistencia de los años 50) se asentaba sobre unos fornidos neumáticos con el logo de la marca grabado, alojados en unos arcos recortados, con el fin de dar una apariencia más playera a la familiar silueta 911.

Los diseñadores Steve Murkett y Ham Lagaay -del BMW Z1- querían que esos pasos de rueda distintivos fueran algo más que una floritura estilística. Tenían pensado que el coche, si llegaba a la producción, se ofreciera con diferentes opciones de cubiertas según el tipo de terreno; descartar los arcos convencionales daba el espacio necesario para un mayor recorrido de la suspensión y unas ruedas prominentes.

La carrocería estaba hecha en fibra de carbono y se impulsaba mediante un motor de seis cilindros de un Carrera 4 con 253 CV y un par de 310 Nm. Porsche llegó incluso a medir el 0 a 100, que era, por si te lo estás preguntando, de unos respetables 5,8 segundos.

A finales de los años 80, la situación económica de Porsche era precaria. No había esperanza de que el Panamericana llegase a las cadenas de montaje, ni siquiera como edición limitada, para complacer a los amantes de la marca. Sin embargo, sus formas redondeadas y sus faros encastrados eran pistas de diseño que aparecerían después en el 911 993 y el Boxter, que garantizaron el futuro de la compañía a principios de los 90. Incluso puedes ver las líneas del 993 Targa en el techo.

Irónicamente, fue el primer SUV de Porsche, el Cayenne, el que terminó con el tumulto financiero de la empresa y aceleró el camino hacia la rentabilidad por el que hoy es famosa. Un cuarto de siglo después, ¿no es hora de que el 911 991 nos dé una idea de lo que este tratamiento (tipo buggy-preparado-para-correr-una-Baja) hizo a sus líneas?

Lecturas recomendadas