Cinco rallys que echamos de menos... Y por qué

El WRC es muy cruel a veces...

Piensa en un rally que eches de menos. El Rally Safari, ¿verdad? Lo suponía. Yo también, amigo. Y su ausencia en el WRC me ha llevado a pensar no sólo en todas esas pruebas que ya no están, sino también en las que permanecen… pero no cuentan con su sabor de antaño, algo que también añoramos. Si tienes tus favoritas en el cajón de los recuerdos, háznoslo saber en los comentarios. Mientras tanto, lee para saber si coincidimos y disfruta de estos vídeos.

Rally Safari

Abrimos fuego con el evento que, tras el Dakar, ponía cada año África de nuevo en nuestros televisores. Kenia acogía una prueba que destacaba por su dureza, las largas jornadas tras el volante y un terreno salvaje y místico. Se celebraba antes de pertenecer al WRC y ha seguido haciéndolo después, pero no es lo mismo…

Rally de Nueva Zelanda

Aparece y desaparece del calendario del Mundial de Rallys según los caprichos y designios de la FIA (Federación Internacional de Automovilismo), engatusada de momento por sus vecinos australianos. Pero los magníficos paisajes y la superficie de los tramos neozelandeses, cubiertos de una gravilla similar a canicas, son inigualables.

Rally Sanremo

La versión que echamos de menos es la mixta: mezclaba especiales de tierra y de asfalto, lo que examinaba a fondo la destreza de los pilotos. En 2003 desapareció del WRC, cediendo su sitio a Cerdeña. Que no está mal, pero no tiene su personalidad.

Rally de Córcega

He aquí otro evento mítico en una isla que fue apartado del calendario y que luego regresó… pero con un formato muy distinto. El ‘Rally de las 1.000 Curvas’ discurría, allá por la época de Sainz, Kankkunen, Auriol, Delecour, McRae, etc, etc, por preciosas carreteras al lado de acantilados; Córcega se recorría de arriba abajo en jornadas maratonianas. Ahora es un sucedáneo de aquello, pero hemos tenido suerte al recuperarlo. Su alternativa francesa, en Alsacia, era muy, muy justita.

Rally de Jordania

Pues sí, echo de menos el exotismo de Jordania, aunque sólo disfrutamos de él en el WRC durante tres años. Pero el contraste de sus paisajes desérticos con todo lo que estábamos acostumbrados a ver lo hacía muy especial, no puedes negarlo.

Lecturas recomendadas