Prueba Suzuki Swift 2017: un compañero pintón para la ciudad

Si buscas un coche bonito y poco visto en la ciudad, echa un vistazo a éste...

7 10

Nuestro veredicto

Lo primero que me llama la atención antes de empezar esta prueba del Suzuki Swift 2017 es la estética del coche. La verdad es que esta generación del Suzuki Swift es realmente bonita. Y, lo que es importante, continúa manteniendo el carácter entrañable que tiene desde su lanzamiento en el año 2005. No olvides que, junto al Vitara, el Suzuki Swift es el modelo más emblemático de la firma japonesa.

 

 

No te pierdas: Así podría ser el Suzuki Swift cabrio

El Suzuki Swift 2017 es un modelo completamente nuevo. En su versión europea es más corto (10 mm) y bajo (15 mm), pero más ancho (40 mm) que el actual. Esto hace que su aspecto sea más musculoso. Además, su distancia entre ejes es 20 mm más larga, algo que se nota en su espacio interior y en el maletero, que aumenta su espacio de carga hasta los 265 litros (54 más que en el anterior). Se asienta sobre la misma plataforma que el Baleno y el Ignis, llamada Heartect... y más de un heart attack (o ataque al corazón, para que tú y yo nos entendamos) les habrá dado a los ingenieros de la marca japonesa al crearla pues aseguran que ha sido lo más caro de todo el desarrollo. Gracias a esta plataforma, que apuesta por una mayor rigidez y el uso de materiales ligeros, el pequeño asiático es ahora 120 kilos más ligero (pesa 840) y más alegre en carretera (más abajo te cuento más detalles de su comportamiento dinámico en esta prueba del Suzuki Swift 2017).

Sigue siendo un Swift

Estéticamente, el modelo conserva su esencia, por lo que a primera vista reconoces perfectamente que es un Swift. Eso sí, estrena paragolpes, una parrilla central más prominente, llantas de 16 pulgadas y grupos ópticos más estilizados con faros LED (en la versión más alta). En el lateral, destaca especialmente el tirador de las puertas traseras integrado en el pilar, algo que proporciona una mayor fluidez de líneas. En la parte trasera los cambios son totales, como puedes ver en las imágenes.

 

Suzuki Swift 2017

 

En el apartado de equipamiento, el modelo de Suzuki incorpora por primera vez un sistema de detección que combina una cámara monocular con un sensor láser, y que posibilita el funcionamiento de la frenada autónoma, la alerta de cambio de carril o el asistente de luces de largo alcance.

Mecánicamente, el japonés está disponible con dos motorizaciones gasolina: 1.2 Dualjet de 90 CV (cambio manual de 5 velocidades y automático CVT) y 1.0 Boosterjet Turbo de 111 CV (solo manual). Ambos están disponibles con SHVS, un sistema que funciona de idéntico modo que en otros modelos híbridos. En situaciones que necesitan un alto consumo de combustible -como al arrancar o acelerar-, el SHVS reduce el consumo de combustible al proporcionar soporte del motor eléctrico ISG (Integrated Starter Generator) utilizando la electricidad generada a través de la frenada regenerativa.


Vamos allá: prueba Suzuki Swift 2017

Hasta ahora mucha teoría, pero ¿cómo se comporta el Suzuki Swift 2017 de esta prueba? Una vez sentado, la postura de conducción es cómoda. Lo primero que me llama la atención es la pantalla de 4,2 pulgadas -de serie en el acabado GLX- situada en el cuadro de instrumentos: muestra información de todo tipo... hasta las fuerzas G (sí, has leído bien). Un poco exagerado para un modelo destinado sobre todo a moverte por la ciudad... Pero bueno, a los frikis como yo nos gustan ese tipo de detalles. En la consola central, acabada en plásticos de buena apariencia, hay otra pantalla táctil de 7 pulgadas que permite controlar el sistema de infotainment (que puede emparejarse con todo tipo de smartphones). Por si eres un poco nostálgico, también tienes una ranura para tarjetas SD.

 

Suzuki Swift 2017

 

La versión que he elegido para esta prueba del Suzuki Swift 2017 es la equipada con el motor atmosférico 1.2. Lógicamente sus 90 CV no ofrecen un patadón, pero son más que suficientes para mover con total soltura a un coche de estas dimensiones y peso. Y, sí, el Suzuki Swift 1.2 se muestra ágil tanto en ciudad -su territorio natural-, como en carreteras interurbanas. El coche responde rápidamente cuando pisas el pedal derecho en todo momento, salvo cuando la carretera se inclina y te obliga a jugar algo con el cambio. Precisamente, el cambio manual de cinco velocidades no me ha terminado de convencer: aunque no va mal, me hubiera gustado que tuviera unos recorridos algo más precisos (durante la jornada de pruebas, la cuarta no entró en un par de ocasiones -no sé si sería algún fallo concreto de la unidad de pruebas-). En la unidad con cambio automático CVT (variador continuo), su funcionamiento es bastante suave y apenas se notan los cambios de marcha.

Desde el punto de vista dinámico, aunque ha mejorado su comportamiento y estrena nueva suspensión, está claro que éste no es un coche para disfrutar en carreteras sinuosas o puertos. Pese a ello, su paso por curva ofrece suficiente confianza teniendo en cuenta el tipo de vehículo que es. Menos satisfactorios me han parecido el ruido a bordo del habitáculo y la dirección -me gustaría que transmitiera algo más-. Eso sí, para mejorar su maniobrabilidad en ciudad, su radio de giro es ahora de 4,8 metros, 0,4 menos que el actual. Detrás, y como ya comenté más arriba, hay más espacio en las plazas traseras gracias a la mayor distancia entre ejes.

El nuevo Swift estará disponible a finales de abril con los dos motores mencionados y los acabados GLE (ordenador de viaje, asientos delanteros calefactables y pantalla táctil, entre otros) y GLX (faros LED, navegador, control de velocidad adaptativo con limitador, climatizador y arranque sin llave). Podrá elegirse entre siete colores de carrocería monotono y cuatro bitono. En total serán seis versiones entre las que se incluye una con tracción a las 4 ruedas. Los precios del Suzuki Swift 2017 van desde 15.250 a 18.950 euros (a los que hay que descontar 2.000 euros de la campaña promocional).


Y el postre: Suzuki Swift Sport 2017

Y qué mejor noticia para cerrar la prueba del Suzuki Swift 2017 que ésta: habrá un Suzuki Swift Sport 2017. Estará disponible a partir del mes de octubre y equipará el propulsor 1.4 turbo de 140 CV que ya llevan el Suzuki Vitara y el S-Cross.

 

Prueba: Rebeca Álvarez y Javier Leceta

 

Lecturas recomendadas