Pasar al contenido principal

Land Rover Defender o Mercedes Clase G, ¿cuál es más campero?

off-road agua barro montaña todoterreno todo terreno
Dos todoterrenos convertidos en iconos de lujo. ¿Cuál es mejor?

Los todoterrenos clásicos se han convertido en iconos de lujo, pero el Land Rover Defender y el Mercedes Clase G, además de ser coches mucho más lujosos, personalizarles y atractivos estéticamente, siguen siendo todoterrenos de verdad. Hoy me voy a centrar en eso, en sus cualidades off-road. ¿Tienes un montón de dinero en el banco y estás buscando un coche para sobrevivir en cualquier escenario? ¿Quieres cruzar el mundo en coche y buscas un compañero ideal? Land Rover Defender o Mercedes Clase G, ¿cuál es más campero?

Land Rover Defender o Mercedes Clase G: cotas off-road

Mercedes Clase G

El Land Rover Defender y el Mercedes Clase G son dos todoterrenos desarrollados, desde el minuto uno, para poder sobrevivir lejos del asfalto sin problema. Por eso, sus carrocerías mantienen unas cotas off-road muy interesantes. Sí, la carrocería de tipo 'caja de zapatos' también es algo que se reclama a nivel estético, en busca de una robustez evidente, pero ojo porque tener unos buenos ángulos de ataque o salida también son fundamentales a la hora de dibujar a estas bestias. A continuación tienes los datos que pueden marcar la diferencia entre morir o sobrevivir.

 

Cotas off-road Land Rover Defender y Mercedes Clase G

  Land Rover Defender Mercedes Clase G
Ángulo de ataque 38º 31º
Ángulo de salida 40º 30º
Ángulo ventral 28º 26º
Capacidad de vadeo 900 mm 700 mm
Altura libre máxima 297 mm 241 mm

 

 

Land Rover Defender o Mercedes Clase G: configuración técnica

Llegará con carrocerías 90 y 110

Ambos modelos cuentan con una configuración técnica enfocada a la conducción off-road. El Mercedes Clase G tiene un auténtico arsenal de elementos técnicos desarrollados para convertirlo en un coche imparable. Cuenta con una transmisión con marchas largas y cortas, la clásica reductora, con un valor de reducción de 2:93 a 1. También mantiene el eficaz chasis de largueros y travesaños, así como los tres bloqueos del diferencial para conseguir el máximo nivel de tracción cuando las cosas se ponen feas.

No te lo pierdas: alucina con este Jeep Wrangler V8

El Land Rover Defender apuesta por un chasis monocasco que desde Land Rover aseguran que es mucho más rígido y eficaz. Cuenta con suspensión independiente en ambos ejes, con una suspensión neumática capaz de subir o bajar la suspensión en función de las circunstancias. En el caso del Defender, utiliza un sistema de tracción integral permanente con un diferencial central bloqueable. De manera opcional también se puede equipar con un bloqueo del diferencial trasero.

Land Rover Defender o Mercedes Clase G: tecnología off-road

Mercedes Clase G Time

A nivel tecnológico, el Mercedes Clase G incorpora el sistema DYNAMIC SELECT, que incluye hasta 5 modos de conducción, incluyendo un sistema 'G-Mode' en el cual el vehículo ofrece su máxima capacidad off-road. Es capaz de modificar automáticamente sobre el bloqueo de los diferenciales o sobre la reductora y convierte al Clase G en un auténtico tanque imparable. Va tan sobrado que no necesita demasiadas pijadas extra para convencer: en Mercedes parece que se han enfocado más en equipamiento tecnológico de lujo y seguridad para convencer a los potenciales clientes de este coche, que ojo, en la mayoría de los casos no lo compran para circular siempre lejos del asfalto.

Quien se compra un Land Rover Defender sí suele querer detalles únicos enfocados a una conducción off-road. La marca se siente cómoda jugando en este terreno y el Defender cuenta con un auténtico arsenal de tecnología enfocada a un uso lejos del asfalto. Cuenta con hasta tres modos de conducción, mientras que dispone de elementos como el 'Sistema Wade' que se ha desarrollado para superar ríos o vídeos, capaz de suavizar la respuesta del acelerador, reciclar el aire en el habitáculo o controlar mediante sensores el nivel de agua para evitar problemas. Otro sistema curioso es el 'Clear Sight Ground View', una serie de cámaras permite ver en la pantalla el terreno que hay bajo el capó, para evitar piedras u obstáculos potencialmente peligrosos.

Land Rover Defender o Mercedes Clase G: motores

Llegará con carrocerías 90 y 110

Es incuestionable: para poder sobrevivir fuera del asfalto, se necesita potencia, se necesita par y se necesita una buena gestión de la tracción. Ambos modelos cuentan con bestias bajo el capó. El Mercedes Clase G cuenta con sendos motores diésel que se presentan como la mejor opción para los que busquen un coche imparable lejos del asfalto. Hablamos de un motor de seis cilindros en línea y tres litros de cilindrada con dos niveles de potencia: 286 y 330 CV, con un par de 600 y 700 Nm respectivamente. Por encima, el Clase G también tiene dos poderosas versiones de gasolina con motor V8: una versión con 421 CV y la firmada por AMG, con 585 CV y una configuración off-road menos interesante.

La gama de motores del Land Rover Defender se ha actualizado en 2020. Especialmente interesante es la llegada del nuevo Land Rover Defender híbrido enchufable, con una autonomía eléctrica de 43 kilómetros y mucha eficiencia. Para los más tradicionales se mantienen tres opciones diésel de entre 200 y 300 CV y dos motores de gasolina, un cuatro cilindros de 300 CV y un seis cilindros con 400 CV, reservado para los más exigentes.

Land Rover Defender o Mercedes Clase G: precio

Al volante del Mercedes Clase G 2018

Ambos modelos han pasado de ser coches duros, robustos y, en ocasiones, de trabajo, para convertirse en iconos de lujo y eso provoca que los precios sean estratosféricos. El Mercedes siempre ha sido un coche caro, pero en esta nueva generación, nadie podrá tocarlo si no tiene en el banco más de 115.000 euros. Un precio que supera los 200.000 euros si optamos por la versión AMG con un buen equipamiento opcional. El Land Rover Defender es más barato, pero olvídate del todoterreno barato que era hace unos años. El precio básico supera los 60.000 euros, mientras que la versión más equipada alcanza los 112.600 euros. ¿Estamos locos?

Land Rover Defender o Mercedes Clase G: conclusión

Galería: Land Rover Defender PHEV

Tanto el Land Rover Defender como el Mercedes Clase G se han convertido en coches con una imagen absolutamente brutal, coches muy deseados, completamente renovados, con mucha tecnología y un diseño que mantienen la robustez y la sensación de poderío de sus antepasados. Coches que mejoran mucho sobre asfalto, pero que siguen siendo bestias off-road. Todo esto suena muy bien, pero el precio se ha ido de madre. Que el precio base del Mercedes Clase G roce los 120.000 euros y el del Defender supere los 60.000 euros hace que estos todoterrenos sean absolutamente inalcanzable para la mayoría. ¡Una pena que se hayan olvidado de la mayoría de la gente!

Lo que está claro viendo los datos y los pequeños detalles que arrojan uno y otro es que ambos modelos son grandes coches para superar obstáculos fuera del asfalto, pero el Land Rover Defender ofrece mejores cotas gracias a su suspensión neumática y su precio es inferior: con el motor de 241 CV y todo el equipamiento off-road opcional, como el bloqueo del diferencial trasero, se me antoja una bestia imparable por unos 70.000 euros. ¡Casi 50.000 euros más barato que el Clase G equivalente!

Y además

Nuestros mejores vídeos