Pasar al contenido principal

Alsa asegura que la conductora fue responsable del accidente del bus autónomo y aporta este vídeo como prueba

Autobús autónomo Madrid

El viernes se estrenaba el autobús autónomo de Madrid. Al evento estaban invitadas personalidades y medios de comunicación, pero la jornada quedó algo deslucida cuando el vehículo autónomo sufrió un accidente. Afortunadamente leve y sin víctimas. 

Los allí presentes explicaron que el bus autónomo (que circulaba a modo de demostración y con un operario en su interior preparado para intervenir en caso de necesidad), había frenado de forma brusca sin que la conductora que lo seguía en un vehículo particular pudiera evitar el choque. Esta versión de los hechos hacía pensar, a priori, que el fallo había sido de la tecnología autónomo que, en este modelo, alcanza ya el nivel 5. 

La versión oficial del accidente del autobús autónomo de Madrid

El proyecto piloto del vehículo autónomo es fruto de un convenio firmado, el pasado mes de enero, entre el Consorcio Regional de Transportes de Madrid, la Universidad Autónoma de Madrid, la Dirección General de Tráfico y el operador de movilidad ALSA. Se trata del primer bus autónomo, cien por cien eléctrico, que va a realizar transporte en un entorno universitario, en tráfico abierto y dentro del sistema de transporte público de la Comunidad de Madrid.

La versión oficial del accidente del autobús autónomo de Madrid, con vídeo incluido nos la ofrece Alsa. La compañía explica que  el autobús estaba a punto de realizar la parada de Deportes - Renfe pero detectó un obstáculo en la calzada. "El vehículo va detectando algo puesto que no rebasa la velocidad de 12 km/h y llega un momento que frena conforme se aproxima al obstáculo", aseguran.

Este es el vídeo que registraron las cámaras del bus en el momento del siniestro:

"Lo que vemos en la toma delantera es que un vehículo de los que están aparcados en línea está más separado de lo normal en la acera y, bien la rueda girada hacia la calzada o el retrovisor, hace que el vehículo vaya alerta y acaba frenando", explican. Esto es así porque el autobús autónomo está preparado para detenerse en el momento que en los laterales detectan que no se van a respetar 60 cm de distancia con ningún obstáculo.

Los responsables de Alsa advierten que es la conductora que sucede al autobús la que no presta la atención debida a la conducción por lo que no se percata a tiempo de que el bus ha parado e impacta con su coche contra la parte trasera.

Buscador de coches

Y además