Pasar al contenido principal

¿Un coche militar eléctrico? El Uro Vamtac se pasa a la electricidad

Dos motores eléctricos, un generador y un motor de gasolina. ¡Menudo cóctel!
todoterreno hibrido electricos coches 4x4

Los coches militares siempre representan lo más de lo más en términos de robustez, fiabilidad y capacidad off-road. Pero muchas veces también en cuanto a la incorporación de nuevas tecnologías que permitan una operatividad más eficiente en el campo de batalla. El Uro Vamtac eléctrico es un buen ejemplo: financiado por el Ministerio de Defensa español, podría convertirse en un coche militar eléctrico muy interesante para nuestras fuerzas armadas.

¿En qué consiste el Uro Vamtac eléctrico? La base es la misma, pero gracias a un proceso de investigación y desarrollo llevado a cabo por el Instituto de Investigación del Automóvil de la Universidad Politécnica de Madrid, el INSIA, junto con el fabricante del vehículo, Urovesa y la financiación del Ministerio de Defensa, se ha conseguido un vehículo que puede ser tan eficaz como la versión diésel pero más respetuoso con el medio ambiente y más eficiente en el gasto de combustible.

 

¿En qué consiste el Uro Vamtac híbrido?

Sí, más que eléctrico, debemos decir que el Uro Vamtac electrificado es un eléctrico de autonomía extendida o un coche híbrido donde los motores de combustión todavía tienen una importancia capital, aunque no para mover las ruedas. Me explico:

El Uro Vamtac eléctrico está propulsado por dos motores eléctricos con una potencia conjunta limitada a 200 kW (272 CV). Estos dos motores se encargan también de generar un sistema de tracción integral electrónica muy eficaz, que permite a esta bestia superar cuestas de 60 grados de inclinación. 

 

todoterreno coche militar militares 4x4

 

Estos motores eléctricos se alimentan gracias a una batería de 600v y 10,5 kWh de capacidad. Es una batería pequeña, para no sumar mucho peso, por lo que la autonomía máxima es de solo 40 km. Pero ahí viene el truco: el motor de gasolina funciona para alimentar un generador de electricidad que recarga la batería con el uso de combustible. De esta manera la autonomía es prácticamente ilimitada y el consumo se puede reducir entre un 20 y un 30% según el fabricante.

Además, de cara a una intervención militar, tanto la huella térmica como de sonido es inferior al de un vehículo con motor de combustión interna, especialmente cuando se mueve exclusivamente con la energía eléctrica almacenada en las baterías. El Uro Vamtac híbrido tiene tres modos de funcionamiento: eléctrico puro, el Eco, en el que la activación del motor de combustión es la mínima para poder seguir funcionando y el modo Power, donde el motor de combustión da lo mejor de sí para ofrecer la máxima potencia.

Todo lo que sea reducir el consumo, mejorar la eficiencia y el respeto por el medio ambiente, y además mejorar la operativa, es interesante. No tengo duda que este prototipo puede ser el punto de partida para el desarrollo uno de los vehículos militares más eficientes del mundo: el salto tecnológico en este campo también será importantísimo en las próximas décadas y no tengo duda que los coches eléctricos militares serán protagonistas en un futuro cercano.


 

Y además