Coches de hidrógeno o eléctricos: ¿Cuál es la mejor apuesta?

Recarga camión eléctrico

El futuro de la movilidad pasa inexorablemente por los coches eléctricos y de hidrógeno. ¿Son tecnologías opuestas o se complementan?

La evolución de la industria del automóvil esta década pasa por los coches eléctricos y el hidrógeno. Eso es innegable y las leyes ya contemplan un enorme cambio de escenario para 2030 en Europa. Será momento de decir adiós a los combustibles fósiles y adoptar alguna de las dos soluciones.

Sin embargo, rápidamente surgen varias preguntas. ¿En qué se diferencian? ¿Son mejores los coches de hidrógeno o los eléctricos? ¿Están las infraestructuras a la altura? Así que vamos a intentar responder a estas cuestiones mientras os relacionamos varios artículos adicionales al respecto.

Diferencias entre coches eléctricos y de hidrógeno

Motor rotativo Wankel de hidrógeno del Mazda RX-8

Parece obvio que tanta información sobre el coche eléctrico ha dejado muy claro como funcionan. Se recargan con electricidad que se almacena en la batería y mueve sus motores con cero emisiones. Ahora bien, el coche de hidrógeno es otro mundo.

Para empezar, hay que distinguir dos tipos de vehículos diferentes que usan este gas para moverse: los de combustión convencional y los que usan una pila de combustible. En el caso de los primeros, la tecnología ya está a la altura.

Mazda RX-8 Hydrogen RE: ¡Un motor rotativo que funcionó con hidrógeno!

Hace unas semanas repasamos el caso del Mazda RX-8 de hidrógeno, capaz de funcionar con gasolina o con este combustible mediante dos depósitos. Toyota se encuentra actualmente desarrollando junto a Yamaha un motor V8 de este tipo, y los japoneses parecen tener cierta predilección por esta forma de combustión interna cuyo resultado es vapor de agua.

Ahora bien, la pila de combustible ataca un concepto distinto. En esencia, es como hablar de un coche híbrido en el cual el hidrógeno reacciona con el oxígeno para generar electricidad que alimenta una batería y que a su vez mueve uno o varios motores eléctricos.

¿Están las infraestructuras a la altura?

Supercargador de Tesla

En España, desde luego que no. Y en la mayoría de Europa tampoco. Si vamos un paso más allá, podemos afirmar con rotundidad que la infraestructura de recarga de coches eléctricos, sin embargo, está muy por encima de la de coches de hidrógeno.

Los datos del continente no son extraordinarios, pero moverse con un EV en un territorio como España, a día de hoy, es factible. Con un vehículo de hidrógeno, no tanto. O al menos, la sesión de planificación del día a día y de cada viaje va a ser intensiva...

Puntos de recarga cada 60 kilómetros: estos son los planes de Europa para los coches eléctricos

Esto ha supuesto que de cara a 2026, la Unión Europea haya decretado que todos los estados miembros deban aumentar sus puntos de recarga (tanto de electricidad como de hidrógeno) cada 100 kilómetros mediante planes personalizados de cada nación.

Entonces, ¿Es mejor un eléctrico o el hidrógeno?

Porsche Taycan GTS

Siendo sinceros, en la actualidad es mucho más factible el coche eléctrico por un simple motivo: la voluntad política. Desde gobiernos y legislación se ha impulsado este tipo de electromovilidad por encima de otras soluciones que, aunque están llegando, lo hacen más lento.

El coche eléctrico tiene una mayor base de fabricantes, modelos, infraestructura y precios. De momento y hasta que pasen unos años en los que se vea cómo evoluciona el parque de los coches de hidrógeno, los vehículos electrificados son la mejor apuesta.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: coche de hidrógenoCombustibles, Motores de combustión