5 cosas que necesitas saber del Aston Martin DB11

¡La 'revolusión' ha llegado a Gaydon!

El diseño del Aston Martin DB11 mandó sobre la ingeniería

Pero aun así hay un buen número de guiños tecnológicos. El frontal mete de lleno en el siglo XXI las líneas clásicas de Aston, con las salidas clásicas de los DB en los laterales, aunque con función aerodinámica. Las llaman ‘salidas tipo floritura’ (en inglés, ‘curlicue vent’. Queda mucho mejor...) que extrae el aire a alta presión del paso de rueda para reducir el ‘lift’... lo que se nota cuando pruebas el Aston Marin DB11 en carretera abierta.

Esta pieza está en los pasos de rueda

El interior del DB11 es espectacular

Ahora que Aston Martin se ha unido a Mercedes para la infraestructura electrónica, todo debería funcionar bien. Por eso el lento navegador anterior ha desaparecido y ha dado cabida a un sistema de ‘infotainment’ algo más compacto que se puede utilizar a través de un ‘touchpad’ opcional que reconoce la escritura y el control gestual. Ah, bueno: también estrena un cuentavueltas digital. Todo lo mejor para un coche de 200.000 euros. Por cierto, estuvimos en la presentación a los VIP en España del Aston Martin DB11. Fue el primer DB11 que pisaba la Península Ibérica.

Aston Martin DB11 interior lujo cuero marron

El Aston Martin DB11 se conduce como un auténtico GT

Costó que el DB9 se comportara como debía (incluso los rusos han rediseñado el Aston Martin DB9), pero el nuevo DB11, uno de los coches nuevos del año, va a ir en carretera como Dios manda desde el principio. No solo porque es el primer Aston Martin en disfrutar de la presencia del nuevo número 1 en el departamento de Ingeniería (y anterior gurú del ‘handling’ en Lotus) Matt Becker, sino porque monta suspensión adaptativa y una nueva dirección eléctrica que en Aston insisten en que será la mejor de su clase.

Ha mejorado con respecto al DB9

Dos turbos en el DB11 quiere decir más potencia

El Aston Martin DB11 estrena un nuevo V12 de 5,2 litros con doble turbo. Las cifras hablan por sí mismas: 600 CV a 6.500 rpm, 700 Nm a 1.500 vueltas, 0 a 100 km/h en 3,9 segundos, 320 km/h de velocidad máxima... También tiene distribución variable, stop/start, desactivación de cilindros para reducir las emisiones (está de moda en los coches de lujo: el Porsche Panamera 2016 también lo hace en su V8) y mejorar el consumo. A pesar de la alimentación forzada, el sonido va a ser cañero y procedente de la admisión y el escape.

Hay un alerón que no puedes ver

En el Aston Martin DB11 hay trabajo aerodinámico. Aparte de la pieza de los pasos de rueda delanteros, también hay una especie de splitter puramente aerodinámico que se alía con el gran alerón posterior al inyectar aire hacia atrás a través de unas canalizaciones ocultas en el pilar C. Reduce el ‘lift’ y permite a los diseñadores hacer algo bonito, aunque a alta velocidad un minialerón también se despliega. Aston ha patentado la idea, y es prueba de que la compañía está desarrollando un profundo ‘saber hacer’. Ahora llegarán los preparadores y arruinarán todo...

Ha mejorado con respecto al DB9

Lecturas recomendadas