Bendita locura: este es el BMW M4 Cabrio G-Power de 600 CV

Este mítico preparador alemán le mete un nuevo establo de pura sangres al espectacular M4 Cabrio. ¿El juguete perfecto para la temporada primavera/verano?

El BMW M4 Cabrio G-Power acaba de ser presentado y nos plantea una pregunta: ¿será capaz de ir en línea recta? Posiblemente, cuando piensas en el BMW M4 una vez que lo has conducido, te puedes plantear si el coche necesita algo más. Tracción quizás sí; potencia definitivamente no. Pero poco o nada importa cuando la pasión supera a la razón.

Y es que meter 600 CV a un BMW M4 sin techo me parece una auténtica locura. Perdona: ¿me parece? No, definitivamente lo es. Pero ¿qué sería del mundo sin locuras? G-Power es especialista en dejar atrás las cosas cosas clásicas y aburridas, lo políticamente correcto y apuesta siempre por potencias irrisorias y coches extremadamente rápidos.

Seguro que te interesa: BMW Alpina B7 xDrive: ¿para qué quieres un BMW M7?

El BMW M4 Cabrio G-Power es un buen ejemplo de esta filosofía. Es capaz de acelerar de cero a cien en 3,7 segundos, lo que supone ser casi un segundo más rápido que el coche de serie. La velocidad máxima en teoría debe seguir estando limitada a 250 km/h, pero no tengo ninguna duda que si se lo pides, G-Power liberará toda la mala leche del coche, permitiendo a esta bestia superar los 300 km/h. ¿Pero cómo consigue toda esta mejora prestacional?

Pues no se complican demasiado. Los chicos de G-Power parten de una reprogramación de la centralita, lo que consigue un aumento considerable de potencia: de los 431 CV de serie pasa a tener 520 CV. Esta sería una mejora suficiente para cualquier loco que piense que el M4 Cabrio no es suficientemente potente, pero bah, para los creadores de este monstruo mucho nunca es suficiente.

Por eso han decidido modificar también el tamaño de los turbos. Este pequeño detalle y otros elementos técnicos como un nuevo escape o una nueva vuelta de tuerca al hardware, permiten que la potencia se dispare hasta los 600 CV.

¡Cómo no! En el menú de opciones estéticas hay de todo: llantas de 21 pulgadas, dosis extra de fibra de carbono, faros oscurecidos, etc. El objetivo es conseguir una estética intimidante: debe dar tanto miedo desde el retrovisor como desde el asiento del copiloto. Creo que lo han conseguido.

No te lo puedes perder:

Los mejores 'concept cars' de BMW

BMW llevará los retrovisores al baúl de los recuerdos

BMW 440i: te hará olvidar al M4...

Los BMW M híbridos llegarán más pronto que tarde. En serio.

Nuevo Alpine B7 xDrive...¿para qué quieres un BMW M7?

El BMW M4 GTS todavía más espectacular y deportivo

BMW X4 M40i: el SUV más deportivo

Lecturas recomendadas