Pasar al contenido principal

Este es el Ferrari Testarossa Spider. Único. Del gran jefe

Un regalo que se ha convertido en un icono. ¡Qué menos!

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Probablemente conozcas la historia del Ferrari Testarossa, uno de los deportivos más importantes de la historia. Su motor V12, su estilo anguloso, recto, típico de los 80. Es un mito que transformó Ferrari, que la llevó a la modernidad y que llevó el concepto Gran Turismo a su máximo esplendor. La historia del Ferrari Testarossa Spider es todavía más especial.

El Ferrari Testarossa Spider es poco conocido: en los años 80 los descapotables no eran coches demasiado queridos. Tenían importantes fallos de rigidez, mientras que las capotas de lona no siempre eran todo lo eficaces que se podía esperar. Si bien en coches de lujo eran versiones aceptadas, por el plus de sensaciones que aportaba el cielo como techo, así como la imagen que desprendían, en los deportivos, esa ausencia de rigidez los convertían en versiones poco apetecibles: ¿has visto alguna vez un Lamborghini Countach sin techo? Pues eso.

 

Vídeo: así celebró Ferrari su 70 aniversario en Maranello

 

Entonces, ¿de dónde sale este Ferrari Testarossa Spider? En 1986, Gianni Agnelli, dueño y mandamás del Grupo Fiat en su tiempo, cumplía 20 años al mando del negocio. Ferrari decidió hacerle un regalo especial y decidió crear un ejemplar único de su modelo más importante. Ferrari acudió a Pininfarina, en Turín, especialista en crear versiones descapotables, y le pidió que dibujase una versión descapotable del Ferrari Testarossa. Dicho y hecho.

Ese mismo año, el coche salía de la fábrica pintado en color plata con diferentes detalles en color azul, así como un interior también terminado en color azul oscuro. Elegante, refinado, majestuoso. Gianni Agnelli tenía muchos coches terminados en color plateado y esto no es casualidad: era su color favorito. ‘AG’ es el símbolo químico de la tabla periódico para la plata, las dos primeras letras de su apellido.

Sin duda, es un color que casa a las mil maravillas con un Ferrari, ya que es el color que mejor muestra las líneas y los pequeños detalles de la carrocería en un coche. Estéticamente no hay novedades importantes, ya que el diseño original del coche se mantuvo invariable: lo único que se hizo fue quitar el techo, mientras que Ferrari reforzó los bajos para mejorar la rigidez del conjunto y le incorporó un techo eléctrico que soportaba la cubierta te lona.

 

 

¿Qué faltaba? Una matrícula a la altura: Turín 00000 Gianni. TO 00000 G. ¡Qué grande! Gianni Agnelli era fan de los coches especiales y de las versiones descapotables. Era el dueño del imperio Fiat, por lo que más o menos podía crear (o al menos ordenar) prácticamente lo que le diese la real gana. Otros buenos ejemplos en su poder son el Lancia Delta Integrale Spider o el Fiat Múltipla descapotable. 

Hoy el Ferrari Testarossa Spider es un icono. Ha cambiado de manos recientemente por más de un millón de euros y, durante el 70 aniversario de Ferrari en Maranello, ganó el concurso de elegancia: ¡y mira el nivel de coches que había allí! Sin duda un coche importante en la historia más romántica de Ferrari, un coche único que ha tenido muchas réplicas, aunque ninguna le llega a la altura del betún. Ferrari Testarossa descapotable de Gianni Agnelli solo hay uno.


 

Lecturas recomendadas