Lamborghini Terzo Millennio Concept: ¡esperanza de futuro!

¿Miedo ante los coches autónomos y eléctricos? Toma dos tazas de esto.

Hace un tiempo nos contaron que Lamborghini y el Massachusetts Institute of Technology, el famoso MIT, estaban trabajando mano a mano para crear un vehículo que mostrase al mundo el futuro de los superdeportivos, un futuro de la mano de la más moderna tecnología y aplicando no solo elementos que ya conocemos sino incluso algunos que todavía tenemos que descubrir: el resultado se llama Lamborghini Terzo Millennio Concept y la verdad es que es espectacular.

Hoy en día no paramos de hablar de coches eléctricos y de coches autónomos. Un futuro que se presenta poco animoso entre silencio y coches que se moverán sin alma. Pero hay esperanzas: el Lamborghini Terzo Millennio Concept muestra al mundo cómo podrá ser el futuro, sí, eléctrico, sí, autónomo, pero también divertido, emocionante y estimulante, como es un Lamborghini a día de hoy.

 

Vídeo: así se ha celebrado el 50 aniversario de Lamborghini en Japón

 

Y es que piénsalo: el hombre no va a dejar de disfrutar sobre cuatro ruedas por mucho que pasen los años. No tendría sentido. ¿Cuál es la solución de Lamborghini y del MIT? Pues un deportivo fabricado en materiales compuestos con una aerodinámica muy trabajada, un diseño libre, conducción autónoma en el buen sentido de la palabra y, cómo no, un gran respeto por el medio ambiente. Vayamos por pasos.

Empezaremos por lo más importante, el motor y la propulsión. El Lamborghini Terzo Millennio Concept abandona a las baterías y apuesta por los supercondensadores. Este elemento tiene muchas ventajas, como por ejemplo una velocidad de carga mucho mayor, proporciona corrientes de carga más altas, tienen una mayor durabilidad y cuentan con menos elementos tóxicos. El problema hoy en día es que tienen menor capacidad para almacenar energía, pero es de esperar que este problema cambie en los próximos años y recuerda, este concept es el futuro.

Estos supercondensadores enviarán la potencia eléctrica a cuatro motores situados en cada rueda. Esto tiene innumerables ventajas: se consigue una tracción a las cuatro ruedas completamente activa, por lo que se puede distribuir el par según las necesidades de tracción sin necesidad de grandes inventos. Esto también tiene otra gran ventaja: la ausencia de motor permite a los diseñadores y a los ingenieros crear una carrocería mucho más optimizada y espectacular, en términos aerodinámicos y de diseño.

 

 

Precisamente este apartado también merece nuestra atención: el Lamborghini Terzo Millennio tiene un aspecto absolutamente espectacular. Toda la carrocería forma parte de un monocasco de materiales compuestos tremendamente ligero y resistente. No obstante, lo más interesante del asunto es un sistema que, mediante micro canales en la carrocería, permitirá arreglar pequeños arañazos o roturas de manera completamente autónoma. Sí amigos, el sueño de muchos, la pesadilla de los chapistas.

Por último pero no menos importante, la conducción autónoma en Lamborghini debe tomar otro sentido, más allá del dejarte llevar. El Terzo Millennio ha sido pensado para tener un sistema de conducción autónoma que no solamente sirva para cuando el conductor quiere tomar un descanso, sino que también servirá en los circuitos del mundo. El coche mostrará al conductor cómo se tienen que hacer las cosas para conseguir una trazada más eficaz: dónde acelerar, dónde frenar, cómo trazar. El coche te enseñará a ser mejor conductor. ¡No es mala idea! Aunque puede desvirtuar las tandas en los circuitos.

“Nos hemos inspirado en aquellas cosas que parecen imposibles hoy pero que queremos que sean realidad en el futuro” Nos cuenta Stefano Domenicali, jefe de Lamborghini. “Lamborghini está obligada a crear los sueños de las futuras generaciones.” ¿Y tú? ¿Sueñas con algo así? ¿Es el Lamborghini Terzo Millennio el antídoto definitivo para aceptar a los coches autónomos y eléctricos?

Lecturas recomendadas