Pasar al contenido principal

Los mejores coches de carreras homologados para calle

Todos los deportivos deberían ser esto: máquinas de competición con modificaciones para ir con ellas a por el pan.

Los coches más rápidos de la Historia - McLaren F1 (1993)

En una ocasión te hablamos de los mejores deportivos homologados de la historia, coches nacidos por y para la competición que a su vez tienen una versión de calle perfecta para ir a por el pan o para buscar a tu hijo al cole. Sí, coches de carreras con una matrícula, aunque muchas veces, esa matrícula fue la condición sine qua non para pudiesen existir. Son las versiones homologadas para la calle de auténticos mitos del automóvil, coches sin cuya existencia el mundo del motor sería mucho más gris.

Te interesa: el glorioso motor Wankel: los mejores coches que lo montaron

Las siglas GTO son un buen ejemplo: Gran Turismo Omologatto, sí, homologado. De primeras, los que no conocen mucho la historia del automóvil pueden dudar un poco de qué va todo esto, pero nada más lejos de la realidad. Algunas competiciones del motor obligaban a las marcas a competir con coches que se vendían en la calle, coches de calle modificados para competir. Pero al final las marcas lo hacían al revés: creaban un coche de carreras y más tarde producían la serie mínima que exigía la FIA para poder homologar el coche de calle y, de esta manera, cumplir con esa condición para participar en las carreras.

 

 

Probablemente, el Ferrari 250 GTO sea el más famoso de la lista que puedes ver en lo alto de este artículo, ya que es uno de los coches más caros del mundo. No obstante, este vehículo es particular: en aquellos tiempos, los coches de competición podían circular también por la calle en muchos casos, ya que las normas no era tan estrictas. Años más tarde las cosas cambiaron y categorías como el Grupo B o las 24h de Le Mans consagraron a algunos de los deportivos de calle más salvajes, bestias y apasionantes.

 

Mejores coches de carreras homologados para calle: parte 2

 

Sin embargo, la lista de coches de carreras homologados para calle es mucho más grande; por eso, ahora llega una nueva lista de la mano de 'Donut Media', que ha recopilado nombres tan importantes como Ariel, McLaren, BAC, Radical... y que complementan a la perfección nuestra galería de imágenes. 

 

 

BAC Mono

El BAC Mono es básicamente, un coche de Fórmula 3 para carretera capaz de marcar vueltas rápidas como si se tratara de un hiperdeportivo. 

 

McLaren F1

Durante mucho tiempo fue el coche de producción más rápido del mundo. Por si fuera poco, ganó las 24 Horas de Le Mans con muy pocas modificaciones. 

 

Praga R1R

Basado en el Praga R1 de competición que compite en el ‘Dutch Supercar Challenge’… y con un escape que echa más fuego que la pistola de Elmer Fudd. 

 

Ariel Atom V8 500

Es capaz de acelerar más rápido que la mayoría de las motocicletas, por lo que para él, cualquier circuito es como si estuviera en casa. Y sí, aunque no te lo parezca, es 100% legal para circular por carretera.

 

Sin R1 RS

El piloto Rosen Daskalov está detrás de su creación. Se produce en Gran Bretaña y en 2015 fue modificado para competir en el ‘GT4 European Racing Series’.

 

Stealth B6

Un ejemplar de este coche de carreras fue homologado para calle; de hecho, fue el que destronó al McLaren F1 como coche de producción más rápido del mundo.

 

Caparo T1

Un coche de calle inspirado en la F1, increíblemente ligero y capaz de generar una gran cantidad de carga aerodinámica. Esto permite más de 3G de fuerza en el paso por curva a alta velocidad. 

 

Radical RXC Turbo 500R

Creado por pilotos y desarrollado en Reino Unido, es el arma de circuito más potente a través del mundo. 

 

SCG 003CS

Este coche de carreras homologado para calle ha participado en varias pruebas de 24 horas. Cuenta con 750 CV y es uno de los coches de carreras/de calle más rápidos de Estados Unidos.

 

Ultima Evolution

Cuenta con motor central, tracción trasera y es capaz de circular a más de 386 km/h. Además, ofrece más de 1.000 CV de potencia para un peso de apenas 930 kg. ¿En serio puede esta bestia circular por nuestras carreteras? Sí. 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear