A subasta el Shelby Cobra CSX 2000: ¡el Santo Grial!

Por primera vez en la historia, el primer Shelby Cobra podría abandonar la casa de Carroll Shelby.

Cuando piensas en coches míticos o emblemáticos muchos te pueden venir a la cabeza: el Ford GT40 que ganó en Le Mans, el Ferrari 250 GTO o el Mini que venció en Montecarlo. Cuando piensas en coches americanos, el Shelby Cobra CSX 2000 es el Santo Grial, el primer Cobra jamás fabricado por Carroll Shelby, sí, ¡el PRIMERO!

¡Otro mito! A subasta el Abarth de los récord: ¡La Principessa!

Conservado desde siempre en la colección del mismísimo Carroll Shelby, el Cobra CSX 2000 jamás la ha abandonado. No entiendo muy bien cómo se pueden desprender de esta joya cuyo precio puede ser realmente astronómico. No compras un coche, compras historia del automóvil.

El encargado de llevar a cabo la subasta de este coche será RM Sothebys en el evento que tendrá lugar el 19 y 20 de agosto en Monterey, California, en el marco del Concurso de Elegancia de Pebble Beach. Un ambiente perfecto para lucir palmito en una joya como esta. 

Sin duda es uno de los coches más importantes del automóvil americano y de la historia de los coches de altas prestaciones. Concebido por un joven Carroll Shelby en un pequeño garaje de Santa Fe Springs, California, el Shelby Cobra CSX 2000 era, básicamente, un chasis de un AC Ace modificado con un enorme Ford V8 delante. El objetivo era evidente: meter muuuuucha potencia en un chasis muuuuy ligero. Dicho y hecho.

Tan buena fue la idea, que cuando el AC Cobra comenzó a producirse en 1962, el AC Ace dejó de producirse. El Shelby CSX 2000 se utilizó para muchas cosas en los primeros años: pruebas, desarrollo, prensa y mucho marketing. Las prestaciones, para tratarse de 1962, eran sobrecogedoras: de 0 a 100 en 4,2 segundos, el cuarto de milla en 13,8 segundos y una velocidad máxima por encima de los 250 km/h. ¡Maquinón!

Una vez que la producción del Cobra terminó, el CSX 2000 se quedó en un segundo plano, encerrado en la colección de Carroll y solamente visible en eventos importantes como el 50 aniversario del Shelby Cobra en 2012. Protagonista de muchos libros y siempre presente en la historia del automóvil americana, resulta muy curioso que esta joya pueda terminar en el garaje de cualquiera y no en un museo.

Por supuesto, el Cobra CSX 2000 se encuentra en un estado completamente original, pese a que alguno de sus elementos estén notablemente desgastados, como los asientos: ¡la originalidad manda! Sin duda, todos los amantes de los Cobra tienen este año una cita obligatoria en Pebble Beach, ya que, además del mítico Cobra CSX 2000 también se pondrán bajo el martillo un Shelby 427 Cobra de 1965, un Shelby Series I Roadster de 1999 y el coche personal de Carroll Shelby, un Dodge Shelby GLHS Omni de 1986.

Veremos qué precio puede alcanzar en subasta el Shelby Cobra CSX 2000, pero espero que sea alto, tremendamente alto.

Lecturas recomendadas