Pasar al contenido principal

El Volkswagen EcoRacer es un concept que adelantaba el futuro de 2005

Volkswagen EcoRacer 2005

Mirando al futuro de los coches en 2005

El concept Volkswagen EcoRacer fue presentado en el Salón del Automóvil de Tokio en 2005. Ah, esos gloriosos días de antaño cuando podías estar en una habitación con miles de personas al otro lado del mundo para pararte y mirar un auto que no está haciendo nada.

EcoRacer suena como un oxímoron

Bueno, y realmente lo fue. Audi había hecho un automóvil supereficiente, el futurista A2, y Volkswagen construyó el Lupo 3L, que se llamaba así porque podía hacer 100 km con tres litros de combustible. Pero ninguno de estos fue particularmente atractivo. 

Volkswagen EcoRacer

En plena era del fervor TDI, Volkswagen quería promover sus esfuerzos para fabricar motores diésel económicos y necesitaba un vehículo atractivo para hacerlo. Y de ahí el EcoRacer, con todas sus líneas nítidas, elegante carrocería CFRP y tecnología enfocada al ahorro de peso. Estaba propulsado por lo que Volkswagen llamó "la próxima generación" de motor diésel para la firma.

Es el fantasma de los concept pasados que está aquí para recordarnos la realidad alternativa que pudo haber sido

¿De verdad que este fue el futuro una vez?

En efecto. Y no había coches eléctricos a la vista. Hasta que la marca dio un gran impulso con el Dieselgate en 2015, todos pensaban que nuestro glorioso futuro con bajas emisiones de CO2 sería impulsado por diesel. 

Volkswagen EcoRacer

Se podría decir que el EcoRacer es el fantasma de los concept pasados que está aquí para recordarnos la realidad alternativa que pudo haber sido. Fue diseñado por el español César Muntada, quien se ha convertido en el jefe de diseño de luces de Audi. Uno de esos trabajos en los que nunca has pensado realmente, pero que existe.

¿Hay algunos toques locos típicos de concept car?

Por supuesto. Los titulares de la época hablaban de un techo tres en uno. Por un lado, tenías un coupé normal, con una especie de extensión de techo estilo furgoneta para mayor aerodinámica. Eso se podría quitar, por si quisieras colocar un portaequipajes sobre la tapa del maletero. 

Volkswagen EcoRacer

La sección principal del techo (que se levantaba a ambos lados para facilitar la entrada y la salida) era extraíble para crear un roadster, mientras que el parabrisas también se podía quitar. Esas cosas están de moda en estos días (mira por ejemplo la prueba del McLaren Elva).

Motor del EcoRacer: ¿qué hay debajo del capó?

Curiosamente, la idea de un diesel de 4 cilindros y 1,5 litros fue una vuelta a los orígenes para Volkswagen, que ya tenía un motor con ese diseño en la primera generación del Golf y Passat a mediados de los años setenta. La versión moderna del 1.5 (que levantó más de un comentario jocoso en su época), entró en acción en el Polo MkV y todavía está presente en varios modelos de países emergentes.

Cuando el Volkswagen Golf se hizo eléctrico en los 80

Más datos

El 1.484 cc del Volkswagen EcoRacer tenía apenas 136 CV y 250 Nm, pero este pequeño coche deportivo pesaba apenas 850 kg, por lo que todo tenía más sentido. Podía hacer el 0 a 100 km/h en 6,3 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 230 km/h. Y todo mientras homologaba un consumo de 3,4 l/100 km. 

Interior del VW EcoRacer. ¿Qué adelantaba?

Interior del Volkswagen EcoRacer

La verdad es que era un festín visual. Tienes un volante grueso, dos asientos, un buen número de interruptores y salidas de aire con el mismo estilo, así como un túnel de transmisión central que atraviesa la cabina con decoración de tornillos falsos. Hay fibra de carbono en toda la cabina, así como cuero con costuras vistas.

¿Qué pasó con el concepto del EcoRacer?

La verdad es que este concept ha subido al cielo de los coches. La idea de Volkswagen de sugerir que un coche ecológico podría ser muy divertido de conducir, pero luego no construirlo podría verse como bastante cruel. 

Volkswagen XL1

Poco más tarde apareció el XL1, un EcoRacer 'del futuro'; un híbrido enchufable con motor diesel de dos cilindros,  con 0,8 litros de cilindrada que hacía 0,9 l/100 km y mostraba un buen puñado de técnicas de aligeramiento de alta tecnología con los que volar bajo con solo 48 CV. 

El XL1 no era particularmente deportivo, pero ese nunca fue el punto. Se vendieron 200 unidades a un precio de 110.000 euros, lo que en cierto modo fue una especia de inversión, pues hoy en día los pocos que salen a la venta cambian de manos por cifras de en torno 100.000 euros.

Más:

Concept Cars

Buscador de coches

Y además