¿270.000 Euros por un Escarabajo? ¿Locura o joya sobre ruedas?

Si preguntas a cualquiera: ¿Un Ferrari o un Escarabajo? Casi todo el mundo elegirá el primero, salvo que quieras un pedazo de la historia del automóvil en tu garaje.

Este KdF Type 60 Beetle es una joya y el que diga lo contrario o miente o no tiene ni idea. El primer embrión de uno de los coches más importantes de la historia del automóvil, el Volkswagen Beetle, se produjo en una pequeña serie en pleno régimen Nazi, antes y durante la Segunda Guerra Mundial. A día de hoy solamente se conservan 40 ejemplares de esta serie producida entre 1937 y 1944 y que, en su día, era un coche tremendamente avanzado.

No te lo pierdas: 40 años del Volkswagen Golf en fotos

Qué, ¿qué te parece ahora el precio? Vale, casi 300.000 dólares, unos 270.000 euros al cambio, es mucho dinero, pero hay pocos coches con una historia tan importante como esta, historia de la que estudiabas en el instituto. En Junio de 1943 este KdF Type 60 Beetle se entrega era entregado al director de la Cruz Roja alemana en Postdam-Babelsberg, en Berlin. Este ejemplar está increíblemente bien documentado, tanto en los registros de Volkswagen como en los de KdF. Te recuerdo que la Kraft durch Freude (KdF) era la organización política del régimen nazi encargada de estructurar el tiempo libre de los alemanes y formación integrada en el Frente Alemán del Trabajo, el sindicato del estado nacionalsocialista.

 

Si juntamos la exclusividad, la importancia histórica del coche, lo mítico que es el Volkswagen Escarabajo y su excepcional estado de conservación y documentación, normal que cueste lo que cueste. No obstante, para que alguien pague esto, tendrá que ser una persona que no solamente coleccione escarabajos, sino que también pueda coleccionar objetos históricos tanto de la Segunda Guerra Mundial como del Tercer Reich.

Estéticamente es muy interesante y su estilo único y plenamente reconocible. Tiene detalles muy chulos como la Cruz Roja o el avisador rojo en el lateral, para avisar de emergencias. El interior está tapizado en tela y es muy curioso el diseño del sofá, literal, que ocupa las plazas traseras. También resulta muy curioso el centro de las llantas, con el símbolo de Volkswagen durante la era Nazi, que como seguramente sabréis, al girar reproducía la esvástica. 

 

Lo dicho, si quieres un pedacito de la historia alemana en tu garaje, este KdF Type 60 Beetle tiene que ser tuyo, aunque para ello deberás ir con una bolsa de basura llena de billetes de 500 hasta Carolina del Norte, EEUU, donde se encuentra actualmente esta joya. No te olvides, antes de decidirte, echa un vistazo a la extensa galería para conocer todos los detalles de esta joya.

 

Lecturas recomendadas