El truco que nunca falla para pasar la prueba de humos de la ITV

emisiones ITV

Noelia López

A los cuatro años de la compra, cada dos años o de forma anual, en función de la antigüedad del vehículo y/o la función que desempeñe, tendrás que pasar la inspección técnico. De todas las que debe superar, hay una que es la más temida por los conductores; pero hay un truco para pasar la prueba de humos de la ITV sin problemas.

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es una prueba obligatoria que todos los vehículos en circulación deben superar cada cierto tiempo para garantizar que cumplen los estándares de seguridad exigidos (en este enlace tienes los plazos).

VÍDEO: con esta cámara, la DGT controla si has pasado la ITV, tú no te enteras pero la multa te llega


Son varias las comprobaciones que se realizan: en el exterior (paragolpes, aletas... no pueden tener abolladuras que comprometan la seguridad en caso de choque); interior (se comprueban los cinturones, sistemas de rentención infantil si los hubiera); luces; neumáticos; suspensión...

Pero la prueba más temida por todos los conductores (excepto quienes conducen un coche eléctrico) es la de emisiones.

La prueba de emisiones de la ITV

La prueba de humos o prueba de emisiones de la ITV (su nombre oficial es prueba de opacidad) está pensada para garantizar que los vehículos en circulación no superan los límites de dióxido de carbono (CO2) permitidos. Solo comprueban este dato, por lo que de un tiempo a esta parte piden una segunda prueba que mida los niveles de NOx.

Para medir los gases del tubo de escape, los trabajadores de la estación te pedirán que pongas el motor en punto muerto aceleres desde el ralentí hasta la velocidad de desconexión, es decir, hasta el corte de inyección con aceleración en vacío, la velocidad especificada por el fabricante, o el máximo régimen de giro alcanzado. Previamente, habrán introducido una sonda en el sistema de escape.

Para evitar daños, se comprueba visualmente que el motor está caliente, en condiciones mecánicas adecuadas y el testigo de fallo motor no indica avería. La prueba se hace con la radio, las luces u otros elementos auxiliares que consumen energía apagados. 

El truco para superar la prueba de humos de la ITV

Aunque la clave para superar la prueba de emisiones de la ITV sin problema es llevar a rajatabla el mantenimiento del coche, hay un sencillo truco que ayudará a que el resultado sea favorable, especialmente si el tuyo es un vehículo alimentado con gasóleo.

Ante de pasar por la estación de ITV, haz un recorrido de unos 15 o 20 minutos circulando a marchas cortas y a regímenes más elevados de lo habitual (4.000 rpm, por ejemplo). De esta forma lo que se consigue es incrementar la cantidad de combustible que se inyecta en los cilindros y, con ello, generar un mayor flujo de gases.

 A efectos prácticos, la consecuencia es que se quema una cantidad mayor de carbonilla, que es la culpable de que muchos coches no superen la prueba de emisiones de la ITV.

Aditivos pre-ITV

STP Aditivo Diesel Anti humos Pre ITV

Amazon

Otra opción legal es utilizar un aditivo pre-ITV. Es un compuesto que se vuelca en el depósito de combustible y limpia los inyectores. Después, hay que recorrer unos 80 km para obtener resultados.

Los beneficios son varios: el motor rinde mejor,  el ralentí se estabiliza (algo importante para la ITV) y se consuma menos combustible. El precio de los aditivos pre-ITV ronda los 12 euros.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: ITV