La breve historia del aventurero Citroën 2CV Sáhara

Todo un pionero.

Imagen de perfil de Miguel Lorente
Historia Citroën 2 CV Sáhara

Imagínate que trabajas para una petrolera (bueno, o lo mismo y lo haces) y piensa que situamos la aventura a finales de los años 50 del pasado siglo y te dice tu jefe "te ha tocado a ti. Búscate medios de transporte para llegar a una posible bolsa de petróleo donde hay que hacer una prospección..." ¿Cómo llegarías en mitad del desierto africano? Pues claro: con un Citroën 2CV Sáhara.

Tú, que ya sabías de qué iba el artículo, te adelantaste y viste por dónde iban los tiros. Tanto que te has puesto tu ropa de trabajo y te has montado en ese vehículo raro, feo, entrañable y, sobre todo, útil y resistente que desarrolló Citroën para poder satisfacer las necesidades de las empresas que le pedía un vehículo todo terreno (no, un SUV no, eso es otro invento...), resistente y, sobre todo barato.

No existían pero lo crearon. Usaron de base 2CV. Buscaron la tecnología necesaria para poder hacerlo 4x4 y, como no la tenían, la inventaron.

Usaron dos motores de 435 centímetros cúbicos situados uno delante y otro detrás, dos cajas de cambio y transmisiones que hacían que cada eje recibiera el trabajo de cada 'matrimonio' formado por un motor y una caja de cambios, las cuales podían ser desconectables, es decir, el vehículo podía funcionar como tracción a delantera, propulsión trasera o total a las cuatro ruedas tan solo accionando una palanca que, activaba o desactivaba el motor correspondiente.

El trabajo de ambos motores se sincronizaba usando una única palanca de cambios y un único acelerador.

La máquina resultante era un pequeño y ligero 4x4 (735 kg) de casi 25 CV de potencia al que bautizaron Citroën 2CV Sáhara en honor al destino mayoritario del coche.

La aventura del Citroën 2CV Sáhara

Los Citroën 2CV Sáhara se comercializaron desde 1960 y en un número limitado, lógicamente porque nadie se esperaba que, en un futuro, estos coches que estaban destinados a ser cualquier cosa menos objeto de coleccionismo, se les suponía poco más allá que meras herramientas circunstanciales que permitieran ir y volver del punto a al b y al revés.

Parece ser que se vendieron en torno a 700 unidades, de ellas 85 fueron a parar a España y, concretamente, como coches de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil como el que aparece en la foto que acompaña a este párrafo subida por la propia Benemérita a través de su perfil de Twitter (enlace), y estuvo a la venta hasta 1967 ya que su poca aceptación conllevó el cese de su producción siendo su sucesor el otro 4x4 aventurero, el Citroën Mehari.

Citroën 2 CV Sáhara - Guardia Civil

El precio del Citroën 2CV Sáhara era de poco más de 10.000 francos, un equivalente a unos 1.500 euros actuales. Lo que nadie supondría que estos coches pudieran multiplicar su precio por una cantidad estratosférica respecto de su coste original. 


Los hay a la venta desde 60.000 euros y se sabe que, en subasta, han superado los 100.000 euros, concretamente 130.000 se pagaron por una unidad de 1961 por lo que, si alguna vez te encuentras uno en un granero, ¡no lo lleves al desguace!

Lecturas recomendadas