Pasar al contenido principal

El coche feo de la semana: Citroën Xsara Picasso

Una nueva entrega de la sección más temida por cualquiera con un poco de buen gusto...

Imagen de perfil de Alex Aguilar
El coche feo de la semana: Citroën Xsara Picasso

¿Echabas de menos recibir una nueva entrega del coche feo de la semana? Aquí tienes a un nuevo miembro de tan selecto y lamentable club: el Citroën Xsara Picasso. Sí, se trata del predecesor del coche de siete plazas más vendido en España. Y sí, también es familiar cercano del C3 Pluriel, elegido por nuestros lectores como el artefacto más horrendo de la Historia. 

Y hablando de coches feos... ¿conoces la historia del Fiat Multipla?

El aterrizaje del hermano más familiar del Xsara VTS se produjo en 1999 cuando, en un intento de la firma del Grupo PSA de hacerse un hueco mayor en el mercado, decidieron crear un rival digno para alternativas como el Fiat Multipla -uno de los coches más feos de la Historia del automóvil, sí-. ¿Entiendes cuál fue el problema? Oh, sí: que decidieron fijarse en todos y cada uno de sus aspectos para ir un paso más allá... incluyendo el de su discutible diseño. 

 

 

En un principio el Citroën Xsara Picasso estuvo propulsado por tres bloques distintos alimentados por gasolina y diésel de entre 90 y 117 CV que, sin resultar una auténtica maravilla, cumplían perfectamente la función de movilizar al conjunto sin mayores problemas. A lo largo de su vida comercial acogió otras mecánicas más generosas que incluyeron variantes de gasóleo más potentes... e incluso un motor de dos litros y 136 CV como el que montaba en su día el sucesor del Peugeot 205 GTi

A pesar de no contar con un diseño exterior precisamente agradable a la vista -nuestro difunto compañero de profesión Manuel Doménech lo definió como "el coche que no sabes si va o vuelve"-, resulta imposible negar lo práctico que resultaba cada centímetro cúbico de su habitáculo: además de ofrecer un espacio más que suficiente como para alojar a cinco adultos sin problemas, disponía de un maletero bastante solvente de 550 litros que, retirando los asientos de la segunda fila, podía ver ampliada su capacidad hasta los 2.350. ¿Te ha impresionado? Pues eso no es lo mejor: todos los modelos incorporaban de serie un carrito de plástico plegable capaz de transportar hasta 18 kg de carga. ¿Qué deportivo te da eso hoy en día? 

 

VÍDEO: olvida el mal sabor de boca con los test del Citroën C3 WRC 2017

 

Es muy probable que creas que la más que discutible imagen del Citroën Xsara Picasso lo convertiría en un fracaso de ventas... y te equivocas estrepitosamente: gracias a una política de precios muy contenidos y a una sencillez mecánica que garantizaba una fiabilidad fuera de cualquier duda, el monovolumen compacto de los franceses supo conquistar a un gran número de clientes hasta el año 2010... cuando fue sustituido por el C4 Picasso. Casi dos lustros después de haber cesado su producción en el Viejo Continente todavía es fácil verlos rodando por la calle y, si me permites un consejo, lo mejor que puedes hacer ante ellos es multiplicar la distancia de seguridad por tres: no sé cuál es la razón pero resultan un imán para los conductores que conducen como su propio coche indica. Algo así como los Opel Agila. Pero girando, claro.

Lecturas recomendadas