Pasar al contenido principal

Viejas glorias: la historia del Fiat Multipla. Deja de frotarte los ojos

"Aquellos pueblos que olvidan su Historia están condenados a conducir otro Multipla". Creo.

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Fiat Múltipla de primera generación (1998)

¿Qué tal ha empezado la semana? No importa: hoy vengo a hablarte de uno de esos automóviles tan particulares que no dejan a nadie indiferente. Sí, amigas y amigos: aquí traigo la historia del Fiat Multipla. Sé que no sabes cómo deberías sentirte ahora mismo. Es normal. Reproduce alguna de las canciones con los mejores videoclips de coches para pasar mejor el trago. De nada. 

 

 

Fiat Multipla: su origen era... ¿el 600? 

Hablemos de coches feos: Toyota Prius 2017

Oh, sí: aunque te pueda parecer imposible, los inicios del Fiat Multipla estuvieron ligados a uno de los modelos más icónicos del universo del automóvil... incluido en nuestro listado de los coches más importantes presentados en el Salón de Ginebra. Se trata del hermano italiano de nuestro querido Seat 600 que, habiendo nacido en 1956, ya estableció los pilares que definirían a nuestro protagonista más actual: un espacio interior que aprovechaba al máximo las cotas de su carrocería, una capacidad para transportar a seis pasajeros... y una estética más que discutible. Sí, sé que estás pensando en que padece el mismo síndrome del "coche que no sabe si va o si vuelve" del que años después haría gala el Citroën Xsara Picasso. Y llevas razón. 

 

Fiat 600 Multipla

 

El modelo fue presentado en el Salón de Bruselas e inmediatamente dejó a todos los asistentes horrorizados sorprendidos gracias a una capacidad sobresaliente para acoger a un elevado pasaje... sin equipaje: para aumentar el aforo de su habitáculo sus creadores no tuvieron más remedio que eliminar el espacio del maletero y lidiar con las limitadas posibilidades que dejaba su motor colocado en posición trasera -como el del Porsche 911, sí- que, por otro lado, tenía 633 centímetros cúbicos, 21 CV de potencia máxima y, según un probador suicida experimentado de una revista de motor inglesa, una velocidad punta de 92 km/h. En 1956. En un 600 de seis plazas. Sí. 

 

Nace el Fiat Multipla: insultantemente práctico... e insultantemente feo

Tras haber presentado un prototipo en 1996 que adelantaba las formas del que sería el nuevo monovolumen de Fiat -cuyo aspecto todo el mundo dio por hecho que no sería definitivo-, finalmente dos años después sería oficialmente desvelado el nuevo Multipla que, desarrollado sobre la misma plataforma del Bravo o el Brava, era el modelo más ancho, corto y alto del segmento. ¿Qué opinas sobre su estética? Puedo imaginarlo. Pero tampoco es necesario insultar: el particular diseño que lucía exteriormente pronto atrajo hacia sí multitud de miradas que incluso le llevaron a estar presente en una exposición del MoMA en Nueva York. Sí, ese museo al que tu colega el intenso siempre dice que quiere ir este verano. 

 

Fiat Múltipla de primera generación (1998)

 

Por suerte, la arriesgada imagen del Fiat Multipla era lo único verdaderamente cuestionable del que se ha convertido por méritos propios en uno de los coches más feos de la Historia del automóvil: su habitáculo podía transportar a seis pasajeros con verdadera comodidad -y no como en las plazas traseras de cualquier compacto actual- y el espacio del maletero era más que digno gracias a sus 430 litros. A nivel dinámico resultaba sorprendentemente ágil y entre su gama de motores contó siempre con una versión de gasolina de 1,6 litros y 103 CV ofrecida junto a otra diésel que en un principio contó con 110 para después terminar pasando a los 116. 

 

En 2004 llega el restyling del Fiat Multipla... y se fue su personalidad

No te pierdas: Nuevo Fiat 500X, su restyling

No hay nada mejor en esta vida que llevar con mucha gracia el no ser demasiado atractivo -sé de lo que hablo, créeme-... y por eso no fueron pocas las voces que criticaron las líneas que dieron forma a la segunda generación del Fiat Multipla que aterrizó en el mercado en 2004: a pesar de contar con un diseño mucho menos doloroso a la vista, lo cierto es que el monovolumen italiano había perdido una buena parte de su personalidad al adoptar un aspecto mucho más sieso. Sí, ahora podría conquistar a una mayor parte del público. Pero nunca daría lugar a los mismos chistes que la primera entrega. 

 

Fiat Multipla de segunda generación (2004)

 

A nivel interior fueron pocos los cambios que trajo consigo este segundo capítulo que, fundamentalmente, se centraron en actualizar tanto los acabados como el equipo multimedia presente en su salpicadero. Los motores disponibles en el catálogo se mantuvieron a lo largo de su vida útil y también la inexistencia de una caja automática que pudiera hacerle las cosas más fáciles a quienes no saben cambiar de marcha sin reventar un embrague cada 1.500 kilómetros. 

 

El Fiat Multipla muere en 2010... salvo en China

Tras seis años a la venta, la segunda generación del Multipla vio terminar su trayectoria en la mayor parte de los mercados en 2010... aunque en China consiguió sobrevivir algo más de tiempo: entre 2008 y 2010 el carrocero Zoyte se dedicó a ensamblar unidades de la segunda generación -conocida allí como Multiplan- de nuestro protagonista empleando la técnica del CKD -Completely Knocked Down- que, en esencia, consiste en enviar al país de destino el coche desmontado por áreas para que el montaje definitivo se lleve a cabo en el mercado final evitando así los abusivos aranceles de entrada. ¿Adivinas qué ocurrió cuando el Fiat Multipla terminó su vida en Europa? Que el mismo carrocero se lió la manta a la cabeza, cambió su nombre por ‘Langyue’ y empezó a producirlo empleando una mayor parte de piezas locales con el objetivo de perpetuar sus días. 

Ahora que conoces la historia del Fiat Multipla ya no tienes tantas ganas de criticarlo, ¿eh? Bueno, en realidad es más que probable que sí. Pero ahora podrás hacerlo con mucho más criterio. 

 

¿Buscas coche? ¡Aquí tienes a todo el mercado reunido!

Lecturas recomendadas