Pasar al contenido principal

Conducción temeraria: qué es y cómo se sanciona

Velocidad

Los dos conductores que está investigando la Guardia Civil en estos momentos por conducir a más de 200 km/h se enfrentan a un delito por conducción temeraria. Este término engloba muchas acciones al volante y es una de las infracciones más graves de cuantas se pueden cometer al volante; tanto es así que se puede castigar con penas de cárcel.

El Diccionario del Español Jurídico define la conducción temeraria como un "delito contra la seguridad vial que comete quien conduce un vehículo de motor o un ciclomotor con temeridad manifiesta, poniendo en concreto peligro la vida o la integridad de las personas".

Lo contrario a la conducción temeraria es la conducción responsable, esto es, aquella en la que se aplica "la diligencia y precaución necesarias para evitar todo daño, propio o ajeno, cuidando de no poner en peligro, tanto al mismo conductor como a los demás ocupantes del vehículo y al resto de los usuarios de la vía".

Hasta dos años de cárcel

La conducción temeraria es una de las infracciones más graves en las que puede incurrir un conductor. Como tal, acarrea las sanciones más severas.

La Ley de Seguridad Vial contempla la conducción temeraria como infracción muy grave: se castiga con una multa de 500 euros y la retirada de seis puntos del permiso de conducir.

Cuando de infracción pasa a delito, de acuerdo con lo establecido en el artículo 380 del Código Penal, la conducción temeraria se castiga con penas de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir por tiempo superior a uno y hasta seis años.

Infracciones de tráfico que te pueden llevar a la cárcel

Grandes excesos de velocidad o tasas de alcoholemia muy elevadas

Son varios los ejemplos de conducción temeraria que podríamos citar. Los más frecuentes son los relacionados con excesos de velocidad elevados. En este caso, el Código Penal especifica que será delito si se supera el límite de la vía o tramo en 60 km/h (ciudad) o en 80 km/h (vías interurbanas).

Otros de los delitos por conducción temeraria que con mayor frecuencia tratan los jueces son las tasas de alcoholemia superiores a 0,60 mg/l o conductores que circulan bajo el efecto de las drogas.

También son ejemplo de conductores temerarios los que circulan en sentido contrario de forma voluntaria (conductores kamikazes) o los que participan en carreras ilegales de coches.

Hay casos en los que el castigo es mayor: cuando además de la conducción temeraria se añaden otros delitos o cuando el infractor muestra un "desprecio manifiesto por la vida de los demás". En este caso la pena de cárcel puede llegar a 10 años.

Etiquetas:

Motor

Y además

Buscador de coches