Pasar al contenido principal

Date un capricho con este monoplaza de F1 de Ferrari

Prepara la cartera, porque uno de los coches de Fórmula 1 más queridos de los años 70 sale a subasta.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Texto: Rowan Horncastle

Echa un vistazo al calendario de la F1 2017, porque quizá aún estás a tiempo de inscribirte. Siempre que te dejen hacerlo con un monoplaza de F1 de Ferrari. Uno de los años 70.

F1 2017: todos los cambios que debes conocer.

Si siempre has soñado con ser piloto de la Scuderia, uno de los métodos es soltar un montón de dinero por un coche de F1 antiguo y cruzar los dedos para caber en él. La otra opción es poseer mucho, muchísimo talento, sacrificar tu infancia y tu vida social, escalar en los puestos de este deporte y esperar a que te llamen del equipo italiano.

Sí, el primer procedimiento quizá sea más fácil. Sobre todo, ahora que uno de los monoplazas favoritos de los tifosi, el 312T, está disponible. Fue el vehículo que devolvió a Ferrari a la senda del éxito después de una década de sequía. Entre su presentación, en 1975, y su retirada de la competición, en 1980, ganó 27 carreras y logró 61 podios, 19 poles, 25 vueltas rápidas, 4 campeonatos de Constructores y 3 títulos de Pilotos.

Lo que ves en la galería sobre estas líneas es la versión correspondiente a la tercera generación del monoplaza de Ferrari, la T3, con el número de chasis 032. Al igual que el original, utilizaba un motor estridente de 12 cilindros que ofrecía unos 515 CV. Tenías que atarte a un habitáculo que era una verdadera obra de arte, aunque bastante inseguro (Niki Lauda se hizo con dos campeonatos de F1 llevando las dos generaciones previas del coche, pero también sufrió el terrible accidente en el GP de Alemania de 1976). Su suspensión está preparada para trabajar correctamente con los neumáticos Michelin, un punto débil de los vehículos anteriores, cuando montaban Goodyear.

Este monoplaza fue pilotado por Gilles Villeneuve en el GP de Sudáfrica de 1978. Ese mismo año, Carlos Reutermann lo llevó a la victoria en la prueba disputada en Estados Unidos y, un poco más tarde, logró la pole en Mónaco. Desde entonces, ha pasado por varias colecciones. Ahora sale de nuevo a subasta.

Así que… si siempre has soñado con estar entre los mejores pilotos de F1, pero no has podido porque a) no eres lo suficientemente rápido o b) estás demasiado ocupado enriqueciéndote, utiliza tu saneada economía para pujar en Fiskens por una máquina legendaria que cuesta una suma de dinero no especificada. Suponemos que es una leña. Si nosotros pudiéramos, ya lo habríamos hecho.

Lecturas recomendadas