Pasar al contenido principal

Estados Unidos rebajará su nivel de exigencia en emisiones

O´er the land of the freeeeeeee...

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Dodge Challenger SRT Demon

¿Leíste el artículo en el que demostramos que los coches americanos molan más? A partir de ahora tendremos un nuevo argumento: Estados Unidos rebajará su nivel de exigencia en emisiones... con el objetivo de favorecer a su propia industria. Oh, vaya. 

Lo nuevo de Trump es... cargarse a los fabricantes europeos

Hay quien dice que cada vez que Donald Trump -aquí su colección de deportivos- abre la boca, sube el pan... y esta teoría queda demostrada con cada nuevo tweet que publica. Por suerte, era cuestión de estadística que en alguna ocasión dijera algo beneficioso para nosotros y, según parece, este hecho singular ocurrió hace sólo dos días: según comentó el propio Presidente de Estados Unidos a través de su cuenta oficial en la red social del pajarito, su Gobierno está estudiando levantar un poco la mano para dar a las marcas de coches la posibilidad de competir en un mercado cada día más voraz. 

 

 

Es posible que no lo sepas, pero la tierra de las oportunidades es uno de los lugares del mundo con mayores medidas de restricción en términos de contaminación... y durante años ha sido un auténtico quebradero de cabeza para los fabricantes foráneos: el pastel norteamericano era demasiado apetitoso como para dejarlo pasar -siempre ha sido uno de los principales mercados de Porsche, por ejemplo- y por ello no ha habido quien no haya intentado hacer todo lo posible para poder homologar sus productos por allí. ¿Qué ha sucedido ahora? Que las tornas parecen haber cambiado. Y los que mandan quieren ayudar a los suyos. Haciendo que Estados Unidos rebaje su nivel de exigencia en emisiones, claro. 

Barack Obama -¿sabes cómo es La Bestia?- estableció un objetivo de lo más ambicioso en esta materia que obligaba a que todos los actores implicados en la industria fueran capaces de reducir las emisiones de sus respectivas gamas para el año 2025 a unas cifras que, ya en su momento, varias marcas tildaron de imposibles -con un consumo medio de todo el parque nuevo de 4,3 litros cada 100 kilómetros-. Ahora parece que alguien ha decidido escuchar sus quejas para facilitarles un poco las cosas y, ya de paso, darle una buena patada a cualquier legislación previa. Por aquello de que todo el mundo crea que se está haciendo algo. ¿Acaso creías que nuestra política era única? 

 

VÍDEO: así es el Challenger SRT Demon... hell yeah!

 

Aunque por el momento no se han dado demasiadas pistas, parece que Estados Unidos rebajará su nivel de exigencia en emisiones relativamente pronto con arreglo a lo comentado también por Scott Pruitt, actual director de la Agencia de Protección Medioambiental yanqui. Sé que te parece una locura. Y cambiará después de las próximas elecciones. Puaj. 

 

¿Buscas coche nuevo? Aquí tienes a todo el mercado

Lecturas recomendadas