Ferrari 250 Breadvan: El capricho del Conde Volpi del que sólo se hizo una unidad

Ferrari 250 Breadvan

Gustavo López Sirvent

El noble italiano encargó este coche a Giotto Bizarrini, que ya había diseñado el Ferrari 250 GTO, para competir en pruebas de resistencia. Participó en algunas competiciones donde fue primero, pero su vida llegó a su fin en 2022, cuando se estrelló en los muros del circuito de Le Sarthe en la Le Mans Classic Race. Se cree que en la actualidad todavía lo están reformando.

En la historia de la automoción hay coches que permanecen en el recuerdo por sus características (tanto técnicas como de carrocería). Dentro de esa memoria colectiva aparece el Ferrari 250 GTO SWB Breadvan, un deportivo/furgoneta del que sólo se fabricó una unidad en todo el mundo. Se produjo a partir de un Ferrari 250 de base corta (SWB – Short Wheel B).

Corría el año 1962, cuando al Conde Giovanni Volpi se le ocurrió pedirle al ingeniero y diseñador Giotto Bizarrini que diseñara un coche para participar en carreras y que pudiera competir con el Ferrari 250 GTO (que acababa de ver la luz diseñado por el mismo Bizarrini). 

Para hacer este Breadvan (furgoneta de pan) consiguió comprar el 250 GT SWB Competition (número de serie 2819 GT) al piloto Olivier Gendebien, ya que Enzo Ferrari no quiso venderle ninguno de ese modelo. Este coche había competido anteriormente en el Tour de Francia de 1961, donde obtuvo el segundo puesto de la general con Gendebien y Bianchi a los mandos.

Al igual que otros SWB con especificaciones de competición, este rara avis tenía una carrocería y un chasis ligeros, un acabado mínimo y un motor Tipo 168 de 286 CV con cabezales tipo Testarossa.

Bizarrini llevó toda su experiencia adquirida en el GTO a este nuevo modelo y diseñó, junto con el especialista en carrocerías Piero Drogo, un coche aerodinámicamente avanzado, con la línea del techo extendida hasta la parte trasera siguiendo la teoría aerodinámica de Kamm. 

El ingeniero italiano decidió mover el motor y el radiador hacia la parte trasera del vehículo y los bajó instalando un sistema de cárter seco. Los tres carburadores 46 DCN Weber originales fueron reemplazados por seis 38 DCN Webers de doble estrangulador y se mantuvo la caja de cambios original de cuatro relaciones.

Su primera competición fue las 24 Horas de Le Mans de 1962. Fue por delante de los GTO en muchas partes de la carrera, llegó a estar séptimo en la general, pero una avería técnica en el eje de transmisión provocó su abandono. A pesar de su controvertido diseño, el coche ganó la categoría GT en dos carreras durante la temporada de 1962 en el Guards Trophy y en el llon-Villars Hillclimb.

Entre los coches de interés histórico de Ferrari, el Breadvan es uno de los más extraños y peor resueltos en cuanto a su estética. Sin embargo, pese a contar con un estilo fuera de todo equilibrio y unas formas ciertamente poco atractivas, el Breadvan se ha convertido en uno de los modelos más icónicos y personales jamás creado con el cavallino en su frontal.

Ferrari 250 Breadvan accidentado

 En la actualidad sólo hay un 250 GTO SWB y es el Breadvan Hommage de Niels van Roig Design, un restomod elaborado a partir de un Ferrari 550 Maranello en el año 2021. ¿Por qué? Porque un año después (fin de semana del 2 y 3 de julio de 2022), el único ejemplar original de este modelo se estrelló en la décima edición de la carrera Le Mans Classic Race.

Este accidente, que sufrió el piloto austriaco Lukas Halusa en el circuito de Le Sarthe, no pasó desapercibido ya que este raro Ferrari estaba valorado en 30 millones de euros y los últimos rumores aparecidos apuntan a que está siendo restaurado.