Pasar al contenido principal

¿Sabes qué produce ese molesto golpeteo del viento al bajar la ventanilla?

Deja que la brisa entre en el habitáculo. A puñetazos.

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Conduciendo con la ventanilla bajada

¿Te gusta conducir en verano? Oh, sí: esa sensación de libertad que aporta el circular con el aire entrando en el habitáculo y refrescándolo... a base de porrazos. ¿Sabes cuál es la razón que provoca el golpeteo del viento al bajar las ventanillas? En este artículo te explicamos su origen y algunos trucos para mitigarlo. Sí, uno de ellos es correr un poco más. Y a los 60 Velolaser que ha comprado la Guardia Civil les encantaría que lo pusieras en práctica. 

Cómo sobrevivir al verano sin aire acondicionado

Ahora que parece que llega el buen tiempo -aunque es difícil decirlo con los temporales tan aleatorios que estamos atravesando últimamente-, apetece más que nunca salir a dar un paseo en tu precioso coche nuevo para dejar que el paisaje calme la ansiedad propia de tu rutina diaria. Parece un buen plan, ¿eh? Hasta que decides pasar del aire acondicionado y darte un respiro con el aire exterior que, sin previo aviso, entra a bofetadas en el interior de tu montura produciendo una orgía de golpes, zumbidos y cambios de presión realmente molestos. ¿Quieres saber cuál es el origen de todo? La respuesta es bien sencilla: no es magia, es ciencia. ¿Y esa cara? Yo inventé ese eslogan. Bueno, no. Pero centrémonos en lo importante...

 

¿Qué origina el golpeteo del viento al bajar la ventanilla? 

El molesto golpeteo del viento que sufres al bajar la ventanilla se produce por un fenómeno bautizado como ‘resonancia de Helmholtz’ en honor a su descubridor, un tipo muy sabio de origen alemán que dedicó una buena parte de su carrera profesional a la física y la medicina... especializándose en el funcionamiento de órganos tan importantes como el ojo y el oído. Una de sus mayores aportaciones a la ciencia fue el descubrimiento de un ingenioso truco para discriminar las distintas frecuencias presentes en los sonidos, pudiendo así delimitarse su tono. ¿Te interesa saber cómo lo hizo? Muy sencillo: se dio cuenta de que el aire se comportaba de un modo muy particular al entrar en contacto con un recipiente abierto, como cuando se sopla por el cuello de una botella. 

Por si aún no has atado los cabos suficientes, sí: el golpeteo del viento al bajar las ventanillas se produce siguiendo el mismo esquema que el anteriormente descrito salvo que, en este caso, es tu coche el que actúa como una botella. Al entrar en contacto con una abertura en tu vehículo, el aire del exterior se introduce en él en forma de pequeño vórtices -léase como huracanes en miniatura o los resultados de las aletas que porta en todo lo alto el nuevo Honda Civic Type R- y produce cambios repentinos en la presión del interior que dan lugar a esos ‘bofetones’ que te impiden conducir sin que una irrefrenable ira homicida inunde todo tu ser. Ahora que ya sabes cuál es el origen de tus cabreos estivales... analicemos las opciones para ponerle solución sin que ésta pase por destrozar con un bate de béisbol todos los cristales. 

 

 

¿Cómo solucionar el golpeteo del viento al bajar la ventanilla? 

Y los radares que más multan ponen en España son...

Para mitigar el efecto producido por el aire que entra a borbotones por una ventanilla la solución más sencilla es... bajar otra: de este modo estarás ayudando a que la diferencia de presión entre ambos ambientes no sea tan elevada y suavizarás sus consecuencias en buena medida. ¿Quieres algo más efectivo? La solución, como siempre, viene de la mano de la velocidad -¿sabes a cuánto saltan los radares en España?-: al tratarse de un problema relacionado con la frecuencia del sonido, lo ideal es alcanzar un ritmo en el que ésta sea más armónica y, como consecuencia, disminuya desagradable golpeteo resultante. Ah, sí: este problema es más frecuente en los automóviles modernos gracias a que son más aerodinámicos y permiten que el aire se deslice mucho más cerca de la carrocería. Conclusión: eso con un 124 no te pasa. Malditos millenials. 

 

¿Quieres un coche nuevo? Aquí tienes todo el mercado

Lecturas recomendadas