Pasar al contenido principal

¿Qué significa la palabra Mazda? ¿De dónde procede?

Son japoneses, más o menos te lo puedes esperar.

Con el logo en el portón. ¿Pero qué significa?

Así es amigos: el significado de Mazda es literalmente, sabiduría. Bien, así de primeras parece un farol de algún miembro del departamento de marketing que busca y busca hasta encontrar algún parecido razonable, pero en este caso, no hay muchas dudas: parece claro que el fundador de Mazda, Jujiro Matsuda, decidió escoger un nombre para su compañía que representase su figura y que a su vez pudiese evocar algo más. Teniendo en cuenta que el vocablo ’tsu’ en Japón se pronuncia como ‘Z’ parece evidente que los tiros tenían que ir por ahí.

Te interesa: ¿Qué significan las siglas de los coches?

No hay referencia directa de que Ma ‘Z’ da pusiera el nombre de la divinidad asiria Ahura Mazda para representar a su compañía, pero parece más que evidente teniendo en cuenta el significado de esta divinidad para el Zoroastrismo. Como te decía anteriormente, Mazda significa sabiduría y es muy posible que fuese el nombre escogido teniendo en cuenta que la Z forma parte primordial en la construcción del nombre y que se pronuncia prácticamente igual que el nombre del creador de la compañía.

 

Vídeo: ¿es el Mazda Kai Concept el futuro Mazda 3?

 

También hay que reconocer que es un nombre interesante a nivel sonoro, conciso, con pocas letras y de rápida pronunciación, especialmente en el mercado local japonés. Casualidad o no, también existe una relación bastante próxima entre el emblema escogido en 1936 y la representación gráfica del Dios Mazda, siempre con unas alas en sus extremos: tras muchos cambios, en el logotipo actual, de 1997, regresaron las alas al logotipo de Mazda: coches míticos como el Mazda MX-5 o el Mazda RX-8 lo lucen en su frontal.

El hecho de que el nombre pueda proceder de una divinidad de los astros y el uso de las alas en el logotipo no parece casualidad: el objetivo de Matsuda era crear una marca que apostara por la tecnología y por la sabiduría para poder crecer y sobrevivir en el futuro. Parece que los directivos actuales de Mazda siguen esa filosofía al pie de la letra y desarrollos como el del motor Mazda Skyactiv-3 son un buen ejemplo.

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear