Pasar al contenido principal

Mercedes VRC: el coche que era un 'cuatro en uno'

Mercedes VRC

Este prototipo desmontable era el summum de la practicidad... o eso pretendía

A simple vista, el Mercedes VRC puede parecer un coche muy simple, pero este prototipo era en realidad un complejo proyecto en el que cuatro coches se fusionaban en uno solo. Pero, ¿por qué se le ocurrió esto a Mercedes?

No te pierdas: Los concept cars más arriesgados del S.XXI

La idea era muy interesante: un coche de dos puertas con una superestructura que se puede levantar y reemplazar en solo 15 minutos. No pensaban que el propio cliente lo haría, sino más bien que lo llevaría al taller y mientras disfrutaba de una taza de café leyendo una brillante revista de Top Gear en la sala de espera, alguien convertiría su Mercedes VRC concept en otro vehículo totalmente diferente.

 

Mercedes VRC

 

Pero, ¿cómo eran exactamente esas superestructuras? Mercedes las diseñó para que fueran lo más ligeras posibles -cada una de ellas pesaban entre 30 y 50 kg- y estaban construidas en plástico reforzado con fibra de carbono. 

Estaban unidas a la carrocería a través de ocho puntos de bloqueo y aunque ponerlas y quitarlas era sencillo, no estuve exento de complicaciones: si se elegía la trasera de la ranchera, el limpiaparabrisas tenía que funcionar… y esas cosas. ¿Sería este el motivo por el cuál el Mercedes VRC no llegó a producción?

Se dice que este prototipo de Mercedes fue en realidad un experimento para probar su tecnología de tracción delantera, que haría su debut en el Mercedes Clase A de 1997, así como la ‘Active Body Control’, que sería una prioridad después de los nefastos resultados de la prueba del alce. 

 

 

Hoy en día, vemos un creciente interés por el alquiler de coches y el renting, lo cual permite a los clientes disponer de un coche que se adecúe a sus intereses y necesidades en todo momento. Y Mercedes ya propone esos servicios actualmente, así como muchas otras compañías…

Los concept cars son unos adelantados a su tiempo y aunque muchas veces parezcan absurdos, son muchas las veces que acabamos encontrando su reflejo en coches de producción. Por otro lado, cabe decir que además el Mercedes VRC era divertido… y avanzado. 

Además, en su interior encontrábamos una pantalla central a color y navegación por satélite a bordo -y eso que hablamos de 1995-, así como sistemas de advertencia del límite de velocidad e incluso un sensor de radar que te avisaba cuando estabas muy cerca del coche que iba delante. 

Más:

Concept Cars

Todo sobre Mercedes

Modelos de Mercedes más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches

Y además