Pasar al contenido principal

Opinión: ¿peligran los SUV con la nueva normativa de consumo?

Muchas preguntas, pocas respuestas... ¿Quién pagará los platos?

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Los fabricantes que NO cumplen con las emisiones de CO2

El WLTP (Procedimiento Mundial Armonizado para Ensayos de Vehículos Ligeros) podría poner en peligro a los SUV en los próximos años y aquí te voy a explicar por qué. 

No temas… No es que te vayan a confiscar tu querido crossover ni que les vayan a prohibir de raíz, pero este nuevo protocolo de medición de emisiones podría afectar al valor de venta de tu próximo coche. Entre tú y yo, aquí vamos a hablar de dinerito… 

Pongámonos antes en situación; desde el pasado mes de septiembre, el WLTP se encarga de controlar la contaminación de los coches nuevos; de momento, está en fase de pruebas, conviviendo junto con el pasado sistema NEDC que tantos quebraderos de cabeza nos ha traído. 

Será a partir del 1 de enero de 2019 cuando se dé el salto definitivo al nuevo protocolo que podría poner en peligro los SUV, pues para entonces la mayoría de los vehículos a la venta estarán homologados de acuerdo a los nuevos estándares. ¿Y cuáles son estos? Veamos… 

 


¿Tienes los SUV los días contados?


En primer lugar, hay que decir que la nueva normativa de consumo será más exigente con todo tipo de vehículos. De esta manera, en las pruebas se incluirán situaciones de conducción urbanas, carretera, autopista... es decir, momentos en los que la conducción es real, además de que el protocolo tiene 30 minutos de duración en lugar de 20, se lleva a cabo con mayores velocidades medias, con más aceleraciones, paradas más cortas y vehículos con su equipamiento completo. 

¿Hora de pensárselo dos veces? Mercedes quiere lanzar más SUV al mercado

Con esto, las emisiones de CO2 de un coche homologado con el NEDC con resultado 100g/km, pasarían a ser de 120 g/km y las de uno homologado con 130 g/km, la nada despreciable cifra de ¡160 g/km!, lo que supondría un aumento del 4,75% del precio del coche. ¡Primer punto en contra de los SUV!

En segundo lugar, de entre todas las novedades cabe destacar la mayor atención que prestarán al equipamiento, que también influirá en el nuevo protocolo de emisiones, así como factores como el peso y el tamaño de los neumáticos… Y claro, de nuevo, hay aquí un tipo de coche que se lleva la peor parte. ¿Adivinas cuál? ¡Bingo!: los SUV (hagamos mención también a los vehículos premium).

 

Presta atención al Hyundai Nexo... 

 

Entonces, ¿qué va pasar?

 

Bueno, aún quedan muchas conclusiones a las que llegar sobre esto… Está claro que los fabricantes de coches no van a estar dispuestos a perder la batalla así que ya están trabajando para encontrar una solución. 

Te interesa: ¿Verdad o mentira? ¿Consume menos un híbrido que un diésel?

Y no pienses que esa solución puede estar en el desarrollo de nuevos vehículos híbridos -podrían también verse afectados por las nuevas mediciones de emisiones así que a los mejor debes olvidarte de estos 3 deportivos entre los coches híbridos de 2018- sino que todo gira más bien en torno al factor económico. 

Hay que ver quién asume los nuevos precios de los coches con la nueva normativa de consumo, de manera que el cliente no vea afectada su capacidad adquisitiva y, por lo tanto, renuncie a comprarse coche. ¡Eso sería un duro mazazo por el mercado! Diversas patronales y asociaciones ya han aportado su visión sobre el tema, como un posible cambio en las normas de emisiones, así que poco a poco iremos conociendo la respuesta. 

Lecturas recomendadas