Pasar al contenido principal

Peugeot 907: ¿y si Peugeot hubiese fabricado superdeportivos?

Peugeot 907 Concept

Así era este peculiar concept V12

Si hablamos de superdeportivos, nos vienen a la cabeza marcas como Ferrari, Lamborghini, Aston Martin… Pero ¿y si Peugeot se hubiera adentrado en este segmento? Probablemente habríamos tenido algo parecido al Peugeot 907, un concept que presentaron hace 17 años y que era de lo más peculiar.

Se dio a conocer en el Salón de París de 2004 y supo sorprender a todos con su aspecto. Contaba con una carrocería de fibra de carbono baja, ancha y caracterizada por un largo capó. Al fin y al cabo, se trataba de un superdeportivo con motor delantero-central y tracción trasera, como el Mercedes SLR McLaren de aquel momento.

En el diseño del Peugeot 907 no faltaba la característica parrilla delantera de los coches de la firma francesa en aquellos años y un detalle curioso se situaba en el propio capó. Ahí se situó una zona transparente para que se pudieran observar las trompetas de la admisión, aunque de la mecánica hablaremos más adelante.

De la misma forma que el exterior de este modelo era llamativo, el interior no se quedaba atrás. Estaba repleto de cuero marrón y Alcantara en color gris, y contaba con detalles peculiares como el volante con una zona cromada en el centro o los relojes del cuadro de instrumentos. 

Por otro lado, en la parte central lo más llamativo era una pequeña pantalla táctil creada para manejar el GPS o el lector MP3. Más allá de esto, encontrábamos pocos botones y la palanca de la caja de cambios secuencial.

Con dos motores bajo el capó

En cualquier caso, lo realmente sorprendente del Peugeot 907 era su motor. Y es que hablamos del 2004, por lo que ni siquiera se planteaba incluir algún tipo de mecánica híbrida o similar, sino un gran propulsor. Un V12 era la opción correcta, pero, dado que la marca no había desarrollado ninguno, lo que hicieron fue juntar dos V6 de 3 litros.

Se trataba de dos motores provenientes de la gran berlina 607 y según la marca desarrollaban conjuntamente 500 CV y un par motor de 620 Nm. Toda esta potencia se transmitía al eje trasero a través de la caja de cambios de seis velocidades, permitiendo a este modelo pasar de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y alcanzar los 357 km/h.

Estas cifras eran así sobre el papel, pero nunca se llegaron a comprobar, ya que no se llegó a realizar ninguna prueba y jamás se vio el coche en marcha. Se habló entonces también de fabricar 50 unidades en una edición limitada, pero no se pudo hacer realidad, así que no hay manera de comprobar las verdaderas capacidades del 907.

Tras su presentación, la historia de este prototipo llegó a su fin y jamás dio el salto a la producción en serie. Quién sabe, quizás habría podido plantar cara entonces a otros grandes deportivos del momento. Al menos, ahora podemos disfrutar de su presencia en el Museo de la Aventura de Peugeot, en la localidad de Sochaux.

Etiquetas:

Motor Concept Cars

Y además

Buscador de coches