Pasar al contenido principal

Esta es la simpática historia del Renault 5

historia renault 5
Al poco tiempo de su lanzamiento la fabricación quedó por detrás de la demanda.

La historia del Renault 5 está plagada de anécdotas, y es que fue un coche realmente especial. Lo fue para su marca, lo fue para el mercado. Fue capaz de conquistar el segmento B, al poco tiempo de su lanzamiento la fabricación quedó por detrás de la demanda. Pero más allá de números, este Renault fue capaz de convertirse en un icono. Por no hablar, del legado que dejó en el plano deportivo…

No te pierdas: El Renault R5 Concept saldrá en menos de tres años

El Renault 5, conocido como R5, lanzó su primera generación a principios de los años setenta. Su misión era la de sustituir al Renault 4, otro de los coches de más éxito para la compañía francesa. Su enfoque era el de ser un coche fácil de mantener, pequeño y de mecánica sencilla. Se inspiraba en el cásico Mini, tomando las formas del mencionado Renault 4. Según parece, su diseñador, Michel Boué, trazó las líneas maestras partiendo de una fotografía del Renault 4.

El Renault 16 ponía la base mecánica, aunque a escala. Su apariencia y ajustes eran realmente modestos, pero esto precisamente le hacía un coche perfecto para el segmento y, además, curiosamente, más dinámico que muchos de sus hermanos gracias a una buena distribución de pesos. En 1972 arranca la comercialización y su producción tiene como epicentro Francia y España, con la planta de la marca en Valladolid.

En nuestro país, el primer Renault 5 que salió a la venta llegó con motor de 956 cc. Tras unos años llegaría el GTL, con motor de 1037 cc. Antes de que llegaran las conocidas versiones deportivas disfrutamos del TS con motor de 1289 cc, 64cv y carburador Weber-Bressel de doble cuerpo. Esta versión era considerada deportiva y de lujo para la época, e incluso pilotos como Carlos Sainz se lanzaron con ella al mundo de los rallyes. A principios de los años ochenta llegarían las versiones turbo.

En 1984 el Renault 5 sufrió una actualización profunda, llegando la que sería su segunda generación que cambiaba incluso el nombre del modelo. El Renault Supercinco se basaba en el Renault 5, y para todos seguía siendo el mismo. Eso sí, cambiaba su diseño, con una carrocería más larga y baja, mejorando además algunos apartados. El diseño, esta vez, era de Marcello Gandini.

En este caso la base la ponía el Renault 11, montando motor transversal en disposición delantera y tracción en el eje delantero. La gama mecánica arrancaba en mecánicas de 1.1 litros, encontrando en la oferta los magníficos GT Turbo de 120 caballos de potencia. Unas versiones muy deportivas, tanto en el Renault 5 como en el Supercinco, que siempre estuvieron a la sombra del Renault 5 Turbo. Aunque eso es otra historia…

historia renault 5

Del Renault 5 se vendieron casi 5,5 millones de unidades. De esta forma no nos extraña que la marca quiera rescatar el modelo.

Todo sobre Renault

Buscador de coches

Y además