Pasar al contenido principal

Start/Stop, ¿es verdad que apagarlo evita averías?

Start/Stop, ¿es verdad que apagarlo evita averías?

Permite reducir el consumo y las emisiones, pero puede provocar algunas averías

Las sucesivas normativas europeas anticontaminación han ido obligando a los fabricantes a incorporar diferentes tecnologías para reducir el consumo de combustible y, por tanto, las emisiones. Una de ellas es el sistema Start/Stop. Pero ¿es verdad que apagarlo evita averías?

El sistema Star/Stop empezó a utilizarse en los vehículos a finales de la década de los 2000 y, poco a poco, su uso de ha generalizado en la industria del automóvil. Desde hace unos años, es obligatorio en todos los vehículos diésel y de gasolina. 

Básicamente, este sistema apaga el motor durante largas detenciones, como en semáforos, atascos o en un Stop. De esta manera, reduce el consumo y las emisiones de partículas dañinas para la salud y el medio ambiente.

Sin embargo, casi desde su aparición, ha estado perseguido por la polémica, ya que hay quienes afirman que su funcionamiento puede ser perjudicial para el motor. De hecho, no son pocos los conductores que prefieren desconectarlo

Cómo funciona el sistema Star/Stop

Start/Stop, ¿es verdad que apagarlo evita averías?
Muchos conductores prefieren desconectar el sistema Start/Stop

El sistema presenta una arquitectura formada por un motor de arranque reforzado, una batería de mayor capacidad y un motor optimizado para no sufrir problemas de lubricación y refrigeración por las continuas paradas y arranques. 

Al principio, el funcionamiento no estaba muy logrado y algunos coches sufrieron un consumo excesivo de batería y problemas de lubricación. Pero ha evolucionado hasta alcanzar un rendimiento más óptimo.

El sistema Start/Stop funciona gracias a unos sensores que advierten cuándo debe detener y arrancar el motor, siempre que se cumplan unos requisitos: circular por debajo de los 5 km/h y dejar el coche en punto muerto sin pisar el embrague o pisar el freno en un coche automático. 

¿Apagarlo evita averías?

Start/Stop, ¿es verdad que apagarlo evita averías?
El sistema Start/Stop ayuda a reducir el consumo hasta un 15%

El funcionamiento del sistema Start/Stop reduce el consumo de combustible entre un 10 y un 15%, ya que, según diferentes estudios, la mayor parte del tiempo que circulamos en ciudad la pasamos parados en semáforos o atascos. 

Desde este punto de vista, el sistema funciona y ayuda a contaminar menos. Sin embargo, también puede producir efectos negativos a largo plazo en el motor del coche. 

Uno de los problemas derivado del Start/Stop es que produce un desgaste prematuro de la batería, el motor de arranque y el alternador. Es verdad que la arquitectura está diseñada para soportar muchos más ciclos de parada y arranque, pero, a la larga, puede acelerar el desgaste de estos componentes, cuyo coste de reparación o sustitución es elevado.

La batería de los coches provistos con Start/Stop es especial, para poder soportar la alta demanda de tensión en numerosas ocasiones. Esto obliga al propietario del vehículo a comprar la batería recomendada por el fabricante, que puede costar el doble de las convencionales. 

Otro problema que puede provocar el sistema de parada y arranque es el exceso de temperatura. Hay situaciones en las que el funcionamiento del sistema puede ser contraproducente, por ejemplo, cuando se hace un uso intensivo del motor, que requiere un esfuerzo importante de la mecánica. 

En estos casos, es importante un tiempo de reposo para que el refrigerante y el aceite reduzcan la temperatura del motor, evitando focos de calor. Esto es especialmente importante en motores turboalimentados, aunque los motores más modernos equipan bombas eléctricas para el lubricante y el refrigerante, de manera que no se interrumpe el flujo.

Por último, el hecho de arrancar el motor sucesivamente somete a la mecánica a continuas vibraciones, afectando a los tacos del motor, encargados de absorber esas vibraciones para mejorar el confort. 

En consecuencia, el Start/Stop es útil para reducir los consumos y emisiones, pero es mejor apagarlo en situaciones donde haya demasiadas paradas y arranques y cuando el motor requiera de una fase de reposo para reducir la temperatura. 

Etiquetas:

Práctico Motor

Y además

Buscador de coches