Pasar al contenido principal

El velocímetro de este Audi RS 6 se desploma a cero cuando alcanza casi los 325 km/h

A pesar de ese bajón, el coche sigue funcionando al a misma velocidad

"Extremadamente deportivo y ampliamente versátil". Así presenta Audi a su RS 6 Avant, que ahora cumple 25 años. "Un Avant deportivo y superior, perfecto para todo", agregan desde la marca de Ingolstadt. Pues bien, esta quasi perfecta berlina hay veces que da alguna sorpresa, como por ejemplo, que su velocímetro se desplome a cero cuando el coche iba a 324 km/h.

Nos lo cuenta el canal de YouTube AutoTopNL, que probó esta joya, modificada además por los especialistas de Akrapovic. Alcanza 306 km/h autolimitados electrónicamente. Pero cuando lo liberas de esas ataduras, llega la bestia de 600 CV de potencia, que se probó en una Autobahn, dispuesta a superar los 330 km/h, en busca del límite real del coche.

Según se puede observar en la prueba, lo más chocante lo vemos cuando el coche supera la barrera de los 324 km/h. Ahí el velocímetro se vuelve loco porque cae a cero, como si el automóvil se hubiera parado, pero no. La velocidad no varía y no hay luces de advertencia ni nada por el estilo en el cuadro. 

Para asombro del propio conductor, por unos segundos el ordenador de a bordo del coche no es capaz de digerir la velocidad real que éste esta ganando. Llega un momento en el que el Audi Virtual Cockpit se para repentinamente.

Pero todo queda en un susto porque tan pronto como el velocímetro cae a cero, vuelve a saltar hasta los 320 km/h y regresa la normalidad. 

¿Qué puede llevar a ocasionar esta avería? No lo tenemos nada claro. Puestos a jugar a proviceros podríamos decir que el sensor de velocidad estaba defectuoso o que igual no es capaz de funcionar correctamente a este nivel de prestaciones. El hecho de que el cuadro de mandos no reflejase el error da que pensar.

Una berlina familiar y deportiva 

Audi RS6 Avant paquete 25 aniversario

El Audi RS 6 Avant es una potente berlina familiar, que gracias a su motor V8 biturbo le confiere un toque meramente deportivo. Sus 600 CV de potencia y un par máximo de 800Nm así lo atestiguan. Es capaz de mover entre las 2.050 y 4.050 revoluciones por minuto. 

Además, cuenta con un escape Akrapovic, que remata a este monstruoso coche, que como decíamos anteriormente, alcanza los 306 km/h limitado electrónicamente y si lo dejas ir puede llegar hasta los 324 km/h. De igual manera, permite acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 3,6 segundos. Y en tan solo 12 segundos es capaz de alcanzar los 200 km/h. 

Y además

Buscador de coches