Pasar al contenido principal

La Volkswagen T3 que se convirtió en el Porsche B 32

No es lo que parece

Imagen de perfil de Miguel Lorente
Porsche B 32

Seguro que conoces de sobra la Volkswagen T3, esa furgo aventurera donde muchos han pasado fines de semana, vacaciones y carreras. Pero lo que puede que no sepas es que existió una de ellas que usaba su 'traje' para esconder un Porsche, para ser más concretos, el Porsche B 32.

Como te decíamos, la Volkswagen T3 es un vehículo que se fabricó durante más de 20 años y que recibió varias denominaciones, según el mercado: conocida como T3, Transporter o Caravelle en Europa, salvo nuestros amigos británicos que allí la conocen como Volkswagen T25, Microbus en Sudáfrica o Vanagon para el continente Americano.

Pero el nombre de Porsche B 32 es para despistar incluso a los expertos en la marca ya que la Volkswagen T3 de la que hablamos, en realidad era obra de Porsche.

Una Volkswagen T3 con motor Porsche

El proyecto empezó en 1981 cuando los ingenieros de Porsche encabezados por el responsable de ingeniería y desarrollo de la marca, Helmuth Bott, querían desarrollar una furgoneta de pasajeros con la intención de que pudiera transportar al personal y los medios durante los test de los coches de pruebas o a los equipos de trabajo en competición. Se fijaron en la Volkswagen T3 como lienzo en el que trabajar y tomaron su arquitectura y carrocería. En un inicio se pensó en un motor sencillo y relativamente potente y se pensó en el cuatro cilindros y dos litros del Porsche 914 pero sus 100 CV no rendían lo suficiente y se buscó algo más potente.

Con la T3 como referencia, escogieron la tecnología del Porsche 911 SC, acoplando toda la mecánica al chasis de la furgoneta, situándolo también en la parte posterior de ésta ya que lo montaba de origen detrás, como el Porsche. Dos años después de empezar a hacerse los primeros esbozos de la furgoneta de transporte de Porsche, en 1983 se construía el Porsche B 32, una Volkswagen T3 con motor bóxer de 3.163 cc, frenos delanteros y suspensión de Porsche 911.

Porsche B 32

Gracias al bloque 3.2 de 6 cilindros, los 231 CV permitían alcanzar los 185 km/h a pesar de sus casi dos toneladas de peso sin ocupantes (1.929 kg y 1.800 en vacío), el 0 a 100 lo hacía en 9,6 segundos, tiempos ahora poco significativos pero, para que te hagas una idea, el Volkswagen Phaeton con motor V6 de 3,2 litros y 241 caballos de 2002 marcaba el mismo tiempo haciendo este mismo sprint.

Las diferencias entre el Porsche B 32 y la Volkswagen T3

En el interior, los asientos se tapizaron en cuero y materiales lujosos alejados de la imagen hippie que podemos tener de estas furgonetas, como curiosidad, las butacas de la fila central podían rotar hacia delante o hacia detrás con lo que poder establecer contacto visual con la fila trasera en caso de reunión de trabajo dentro de ella. Además, el volante Porsche, con una esfera de la velocidad que marca hasta los 200 km/h y un cuentarrevoluciones de hasta 6.300, junto con los relojes tras la palanca de cambios de 5 marchas y diferente recorrido, diferenciaban el salpicadero de este vehículo con la Volkswagen. 

En el exterior, el logotipo de Volkswagen en el frontal contrasta con las llantas Fuchs en 16" de los 911, las entradas de aire tras los pasos de rueda posteriores también reportan una mayor necesidad de flujo de aire y, en el portón trasero, la insiginia de Porsche bajo el brazo del limpia, el apellido Carrera de tal ilustre icono automovilístico como es el Porsche 911 en la esquina izquierda y opuesta a la de "Bus" dejan claro que es una furgoneta parte Volkswagen, parte Porsche.

Entre 1983 y 1985 se fabricaron 15 unidades de esta Volkswagen T3 que serían conocidos como Porsche B 32 aunque, parece ser, que luego se construyeron otras dos propias de Volkswagen.

El Porsche B 32 en competición

Como curiosidad, puede que, si eres fan de los rallies, hayas visto la clásica imagen de los Porsche 959 en arenas del desierto y las furgonetas de asistencia del equipos ya que se usaron como soporte del personal de competición que participó en las asistencias de los Porsche 959 en el París-Dakar en 1985 y 1986.

Tienes la información sobre la actual gama de Porsche y Volkswagen en nuestra sección de fichas.

Lecturas recomendadas