Pasar al contenido principal

¿Comprarías una Harley-Davidson de 1929 con motores pulsejet de Maddox?

La motocicleta clásica ha sido modificada por Bob Maddox, también conocido como Rocketman. Otra de sus locuras para la (larga) lista...

Por lo general, tanto las motos como los coches clásicos suelen estar mejor en su estado original o restauradas. Todavía se puede sopesar un buen restomod, que están muy de moda, pero Bob Maddox no compartía estas ideas cuando modifico esta Harley-Davidson de 1929.

El apodado como Rocketman ha vuelto a hacer de las suyas y ha colocado dos motores pulsejet a esta motocicleta, aunque lo hizo hace más de 10 años, según informa The Drive. Un vehículo de locura para gente sin amor a la vida.

La Kawasaki Ninja H2 podría pasarse al hidrógeno

Esta Harley-Davidson genera 338 Nm de par máximo y puede alcanzar 193 km/h en el cuarto de milla (que equivale a 402 metros). Nada mal para un chasis que prácticamente es de bicicleta con un carenado inexistente.

Esta clase de motores de chorro de pulso son una especie de motores a reacción que queman combustible en una cámara para expulsar los gases por el escape y producir empuje, mientras abren unas válvulas en la parte delantera para volver a introducir oxígeno a la cámara y repetir el proceso.

De ahí que sean de pulso, ya que la reacción es intermitente. Son muy poco eficientes debido a este ciclo, aunque poseen una enorme fuerza que se ve reflejada en el par generado. Si a ello le sumamos un vehículo de muy bajo peso... El resto de la ecuación sale sola.

Esta es la Ducati Streetfighter V4 Lamborghini: un homenaje al Huracán STO

 Lo mejor es que este tipo de unidad de potencia puede funcionar con prácticamente cualquier tipo de combustible que sea capaz de arder, aunque Maddox suele usar gasolina 87. Un octanaje bastante extraño en Europa.

Ahora, esta pieza se va a venderse en una subasta de Mecum Auctions por un precio desconocido, aunque cabe destacar que en el pasado, otras motocicletas de Rocketman han llegado a costar 25.000 dólares. Precio por el que estaría mejor restaurar la pieza, pero para gustos, colores...

Y además

Buscador de coches