Pasar al contenido principal

Motores láser: ¿se aproxima el final de las bujías?

Para flipar. En serio.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
¿Ha llegado el final de las bujías?

Ahora que parece que a todo el mundo le han empezado a importar de repente las emisiones -recuerda que Volkswagen tendrá que recomprar todos los 3.0 TDI trucados en Estados Unidos y que Audi ha llamado a revisión a 24.000 coches-, todos los fabricantes se han puesto manos a la obra para intentar reducirlas cueste lo que cueste. ¿Conoces los motores láser? Pueden ser la solución perfecta al problema... y eliminarían para siempre la necesidad de emplear bujías en las mecánicas de gasolina. 

Cinco brutales motores que dieron menos de lo que realmente podían

Vale, sé que ahora mismo estás alucinando y rezas en voz baja mientras toqueteas el crucifijo de tu abuela. Y no te culpamos: lo que te acabamos de contar es cierto, se encuentra en proceso de desarrollo desde hace un par de años y podría tratarse de una de las mayores innovaciones en el área de los bloques de ciclo Otto desde hace décadas -sin perder de vista la mecánica Infiniti de compresión variable, claro-. Se llaman motores láser... y están llamados a reemplazar a los tradicionales de combustión por chispazos en poco tiempo. 

Aunque pueda sonarte a algo muy complejo y futurista, lo cierto es que en realidad el meollo de la cuestión es bien sencillo: las bujías tradicionales son incapaces de distribuir la potencia de la explosión del combustible de un modo uniforme por completo dentro de la cámara de combustión, lo cual se traduce en una valiosa pérdida de energía efectiva que, además de al consumo y las emisiones, también afecta a otros ámbitos como la sonoridad y vibraciones del cilindro. Gracias a la incorporación de la tecnología láser en la ignición se podría reducir este problema a la mínima expresión... de un modo brillante. 

Los bloques rotativos de Mazda podrían volver. Lo dicen ellos

Los motores láser basan su funcionamiento en los mismos principios que los tradicionales de gasolina, sustituyendo los elementos que prenden el combustible por unos nuevos capaces de garantizar el máximo aprovechamiento de cada tiempo de explosión, pudiendo llegar incluso a actuar en varias ocasiones por carrera. ¿Qué se consigue con esto? Además de lograr aumentar la potencia del bloque, éste puede llegar a lograr un mejor rendimiento con un consumo y emisiones menores. Según los resultados de las pruebas llevadas a cabo por sus desarrolladores -la empresa Princeton Optronics- el vehículo que monta su revolucionario invento es capaz de recorrer un 20% más de distancia con la misma cantidad de combustible.

¿Cómo te has quedado? Quizá sea la respuesta a nuestras plegarias para que los fabricantes dejen de apostar por seguir diseñando motores cada día más pequeños y apretados. ¿Por qué nos miras así? ¿Has visto el Ford Fiesta ST 2018? Llevará un motor de tres cilindros y 200 CV... que podrá funcionar con dos si las condiciones lo permiten. Ya no te parece tan mala idea, ¿eh?

Lecturas recomendadas