Pasar al contenido principal

¿Por qué los motores se ocultan bajo una enorme tapa de plástico?

Motor 2.0 TSI del Volkswagen Golf GTI Clubsport
Motor 2.0 TSI del Volkswagen Golf GTI Clubsport.
Rodrigo García Vita
-

Banzai Motorsport

La función no es solo estética, sino mecánica... (en cierto modo).

Las tapas de plástico de los motores llevan unas cuantas décadas presentes en nuestros vehículos. Una moda que comenzó a extenderse en la década de los 90' y que no deja a ningún bloque libre en la actualidad. Pero, ¿por qué se tapan los motores con estas tapas de plástico?

Estos son los motores japoneses que dominaron la escena JDM de lo 90'

Vamos a repasar todos los motivos, porque desde luego hay alguno más que la merca 'estética' de no ver todos los conductos de los inyectores, tapa de balancines e incluso las bobinas y gran parte del cableado.

¿Para qué sirven las tapas de plástico de los motores?

BMW no abandona los motores de combustión
Motor de BMW M Performance.
BMW

Oficialmente, para ocultar todo lo que hay debajo. Sí, a muchos amantes del motor nos gusta ver los raíles de inyección, colectores de admisión, bobinas, cableado e incluso las famosas trompetas de muchos coches de competición.

Sin embargo, no es del todo estético en coches que pretenden mantener una línea generalmente limpia en todo su diseño. Para ello se coloca esta tapa, normalmente con el logo o emblema de la marca e incluso la inscripción del tipo de motor o de las tecnologías que usa.

Además, muchos fabricantes lo hacen para evitar comparaciones con otras marcas... En fin, todos sabemos que el motor de un Skoda Octavia RS es el mismo que el de un Volkswagen Golf GTI, pero para eso se pone la susodicha tapa con el logo de la marca checa.

Ellos son los Takumi: 5 hombres que construyen a mano los motores de los Nissan GT-R

Pero a parte de todos estos aspectos estéticos, tiene una función mecánica. Principalmente, evita que el motor se ensucie demasiado debido a las condiciones de las superficies por las que conducimos, evitando así que quede impregnado en polvo, tierra, etc.

Además, ofrece un leve aislamiento acústico, en ese afán por evitar cualquier tipo de perturbación mecánica a los ocupantes del vehículo o el exterior. Incluso, en ocasiones, podrías encontrarte con tapas de plástico recubiertas en su parte inferior por una cinta o adhesivo anticalórico que sirve de aislamiento térmico del capó y la zona del motor o admisión.

Sin embargo, no son pocos los aficionados al mundo del motor completamente en contra de este elemento, llegando en ocasiones a quitarlo (suele estar unido por algunos tornillos o grapas al bloque motor).

Motor del Lancia Delta HF Integrale 16V
Motor del Lancia Delta HF Integrale 16V.
Rodrigo García Vita
-

Banzai Motorsport

De hecho, incluso actualmente, algunos fabricantes abogan por dejarlo todo al descubierto. Es el caso del Toyota GT86 o el Subaru BRZ (lo mismo es) con sus geniales motores bóxer. En el lado opuesto, un sonado caso fue el del Mazda RX-8... Sí, queríamos ver el motor rotativo Wankel en todo su esplendor junto a las barras antitorsión, no una marabunta de tapas de plástico. Gracias Mazda.

En fin, lo mismo da que da lo mismo. Detalles del mundillo con algunas explicaciones coherentes y otras sin mucho sentido. A gustos, colores.

Y además

Buscador de coches