Pasar al contenido principal

Hipsters del mundo, esta autocaravana de Mercedes de 1959 os hará babear

La versión pija de la mítica Volkswagen T1.

autocaravana caravana clasica lujo vintage hipster

Las autocaravanas clásicas tienen mucho tirón entre hipsters y hippies. Seamos serios: a todos los que soñamos con cuatro ruedas nos tiran. Su aspecto desenfadado y sencillo, simple, su estilo, con pinturas de doble tono y un interior lujoso que tiene mucho estilo y que nos transporta a otros tiempos, a otra época, nos encanta.

 

 

Una Volkswagen T1 original, en perfecto estado, puede costar una fortuna. La Mercedes 319 Minibus de 1959 que estoy a punto de presentarte, cuesta una auténtica fortuna: ¡lo mismo que tres Mercedes Clase V ‘Marco Polo’ completamente nuevas. Es una versión rara y poco conocida en el mundo de las caravanas, especialmente si hablamos de ejemplares restaurados y perfectamente actualizados como es el caso. Su precio lo dice todo: se espera que en la subasta de RM Auctions pueda alcanzar los 200.000 dólares, más de 165.000 euros al cambio.

¿Qué tiene para ser tan cara que te podrías comprar casi 10 Mercedes Clase A en su lugar? Esta Mercedes 319 Minibus fue producida en 1959 y te aseguro que hoy en día le queda poco de aquella época: ¡incluso el motor se ha cambiado! El pequeño propulsor de 43 CV original se ha cambiado por un nuevo motor diésel de Mercedes asociado a un cambio automático. Es decir, tienes un coche prácticamente nuevo con la estética y el estilo del modelo original.

 

 

Puertas adentro también resulta tremendamente interesante, con detalles de auténtico lujo. En la parte trasera destaca un dormitorio doble con varios cajones para guardar la ropa. Junto a él, a continuación, encontramos una cocina con su nevera. Todo mantiene la esencia clásica pero perfectamente utilizable a día de hoy, como si estuviese nuevo: ¡qué maravilla!

Te recomiendo que eches un vistazo a la galería de esta joya: si eres un amante de las autocaravanas, especialmente de las clásicas, te pido por favor que te pongas el babero. ¡Si no lo haces destrozarás el teclado!

Lecturas recomendadas