Pasar al contenido principal

Los 5 momentos más espectaculares de Fernando Alonso en las 500 Millas de Indianápolis

El asturiano firmó una gran actuación con maniobras al límite. El público y la prensa americanos así se lo reconocieron.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Alonso liderando Indy

Hoy vamos a repasar los 5 momentos más espectaculares de Fernando Alonso en las 500 Millas de Indianápolis. Porque no queremos que el abandono de ayer y lo que ya se puede llamar la maldición de Honda, empañen la que fue una gran actuación.

A ver, no es que solo lo digamos nosotros, sino que el público presente en las gradas del famoso óvalo le dedicó una cerrada ovación tras el desastre, así como y los medios estadounidenses, que destacaron su calidad.

 

La salida de la carrera, un instante mágico

Como no podía ser de otra forma, arrancamos la lista de los 5 momentos más espectaculares de Fernando Alonso en las 500 Millas de Indianápolis con la salida. Ver partir a uno de los mejores pilotos de la F1, desde la segunda línea de la parrilla en otra especialidad, fue un instante mágico.

Primero llegaron esas vueltas de formación y después de ellas, se dio la salida lanzada. Entonces un españolito dio gas a fondo para hacer historia ante más de 350.000 espectadores. Debajo de estas líneas tienes las imágenes. Te molará ver el coche 29.

 

 

Primeras travesuras de Alonso

Los primeros giros del bicampeón del mundo de F1 no fueron fáciles. Tras la arrancada, cayó hasta la novena plaza ya que estaba entre tiburones dispuestos a devorarle. Y es que cuando está en juego la gloria de una de las carreras míticas del Motorsport, lo que se reparten no son caramelos precisamente.

Pero el oventense, como dijo de él el otro corredor español Oriol Serviá, tiene un par de cojines. Entonces, comenzó a hacer de las suyas demostrando su valentía, talento y descaro en la pista...a pesar de ser un novato en el Brickyard.

 

 

Y claro, sacó las uñas y comenzó a dar zapatos a sus rivales. La pelea estaba servida con el asturiano en medio del pelotón. Verle repartir leña y batirse el cobre entre esas fieras automovilísticas fue sin duda otro de los momentos más espectaculares de Fernando Alonso en las 500 Millas de Indianápolis. 

 

 

Alonso, ¡líder de la carrera!

El éxtasis, por decirlo finamente, llegó en la vuelta 35 cuando el coche naranja ya se había encaramado a la tercera posición, detrás de Ed Carpenter y Alexander Rossi, líder en esos momentos.

Ante el asombro de los yanquis y el orgullo de nuestros paisanos, cogió el rebufo del bólido número 20 y le pegó un pasadón alucinante en el final de la recta de meta.

 

 

Tras ese lance, comenzó la persecución del ganador del año pasado que volaba con el monoplaza 98. Alonso que ya tenía en el punto de mira su presa repitió la maniobra en el mismo lugar un giro más tarde. Cogió el rebufo del monoplaza azul y amarillo y le dio un hachazo salvaje por el interior. Se puso primero.

 

 

Sí, amigo, un españolito comandaba desde ese momento y hasta el giro 43, una de las pruebas míticas del Motorsport. Más tarde entre la 50 y la 55 volvió a ponerse al frente del pelotón.

De esta forma, se convirtió en el segundo corredor español tras Oriol Serviá (en tener ese honor. Para este humilde redactor se convirtió en uno de los momentos más emotivos y espectaculares de Fernando Alonso en las 500 Millas de Indianápolis. 

 

La primera parada en boxes

Unas vueltas antes, concretamente la 31, Fernando Alonso efectuó su primer pitstop en la Indy500. Y la verdad es que merece la pena echar un ojo al vídeo porque las paradas en boxes de la competición estadounidense son muy distintas a las que se efectúan en el Gran Circo, entre otras cosas porque allí sí se reposta.

Mola mucho ver cómo la cámara on board se orienta y persigue a los mecánicos. Por cierto, ¿no te parece un poco rudimentaria la forma de realizar el cambio de ruedas en la Indy?

 

 

Un gesto de campeón

Tras el carrusel de emociones sobre el Brickyard, todo se vino abajo cuando apenas restaban 21 vueltas para el final. El maldito motor Honda se rompió. Después de bajarse de su coche tuvo un detalle de auténtico campeón cuando rehusó regresar al box del equipo en un coche de la organización.

 

 

Fernando quiso agradecer al respetable su apoyo y todo lo que le había aportado esta aventura americana que finalmente se convirtió en una nueva pesadilla por culpa de los japos.

Y los espectadores comenzaron a aplaudirle premiándole por su esfuerzo y pundonor. Como decían los clásicos: a los verdaderos héroes se los conoce en las derrotas y no en las victorias. ¿Verdad, Lewis Hamilton?

 

 

 

Lecturas recomendadas