Pasar al contenido principal

La increíble historia del Porsche 911 RSR 'cerdo rosa' de Le Mans: ¡Oink, oink!

Un 'animal' competitivo cuya estética sonrosada nació de una venganza laboral.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Porsche 911 RSR Cerdo rosa 24 Horas de Le Mans 2018

No hay duda. El Porsche 911 RSR 'cerdo rosa' de las 24 Horas de Le Mans 2018 cuenta con la decoración más original de los 60 coches que participan en la 86ª edición de la prueba.

Aquí sabrás cómo ver las 24 horas de Le Mans

Por mucho que mires no hay nada igual... ni similar en el Circuito de La Sarthe. Pero, ¿a qué se debe esa estética tan porcina? Nos hemos fijado que en su carrocería, el Porsche 911 RSR 'cerdo rosa' de Le Mans lleva tatuadas las piezas y nombres que componen la anatomía del orondo mamífero. Sí, esas que sirven a los carniceros como guía para descuartizarlos.

Sabiendo que Porsche celebra este año su 70º aniversario, creemos saber por dónde van los tiros del 911 RSR 'Pink Pig' número 92 que comparten Kévin Estre (Francia), Michael Christensen (Dinamarca) y Laurens Vanthoor (Bélgica). Por cierto, el Porsche 911 RSR 'cerdo rosa' partirá segundo en la parrilla de Le Mans.

 

La venganza de un jefe rencoroso

El 911 RSR es un guiño a la historia de la marca con motivo de su septuagenaria efeméride. Hay que remontarse al Porsche 917/20 que participó en Le Mans 1971 para descubrir el sonrosado secreto.

Te diremos que todo partió de una venganza del jefe de diseño de la marca en aquella época. Tony Lapine, vio cómo su carrocería propuesta fue desestimada en beneficio del boceto de una empresa francesa (SERA).

 

El Porsche 917/20 Pink pig 24 Horas de Le Mans

        (Foto: Morio vía Wikimedia)    

 

Para compensarle por el disgusto laboral, le ofrecieron el caramelito de la decoración del modelo definitivo. Y, claro, Lapine se tomó la justicia por su mano. Así nació una de las decoraciones más 'originales' en la historia de las 24 Horas de Le Mans. Al margen del impacto visual, en la pista el 917/20 'Truffle Hunter' (Cazador de Trufas) no tuvo mucho éxito.

En la edición de las 24 Horas de Le Mans de 1971 arrancó y terminó su efímero 'trote cochinero' en el Motorsport. Reinhold Joest sufrió un accidente (problema de frenos) que le impidió ver la bandera a cuadros.

Desde entonces, el animal competitivo descansa en el Museo de Porsche (Stuttgart), convertido en toda una celebridad. Esperamos que su réplica contemporánea, el 911 RSR, tenga más suerte en las 24 Horas de Le Mans de 2018.

Imagen portada: Twitter Porsche Newsroon. 

Lecturas recomendadas