Pasar al contenido principal

Opinión: Necesitamos niñas que sueñen con ser pilotos

Sarah Boby, Michelle Gatting, Rahel Frey y Doriane Pin de Iron Lynx (Iron Dames))

Iron Lynx

No hablemos de cupos ni porcentajes. Hablemos de sueños y referentes

La presencia de las mujeres en motorsport se limita a puestos, sobre todo, de prensa y gabinetes de comunicación. Algunas son mecánicas, y muy pocas o prácticamente ninguna llega a la primera fila tras los muros o a ser piloto en grandes competiciones mundiales como la Fórmula 1. Sin embargo, las 24 Horas de Spa-Francorchamps han supuesto un hito histórico.

La resistencia se ha convertido en la cuna de la primera victoria en un gran evento internacional por parte de un equipo integrado por cuatro pilotos femeninas: Sarah Boby, Michelle Gatting, Rahel Frey y Doriane Pin, que se llevaron a casa el trofeo de la categoría Gold junto al equipo Iron Lynx.

Aston Martin en Fórmula 1... ¿Pero qué pasa con el WEC y Le Mans?

Y esto es lo que necesitamos. Lo que necesita la sociedad y los referentes que deben ver las niñas de hoy en día. Pilotos como Michèle Mouton, tras el volante de una bestia como lo fue el Audi Quattro del Grupo B del Campeonato Mundial de Rallys. Necesitamos a las chicas de Iron Lynx en su Ferrari 488 GT3 EVO. Lo que no necesitamos, son las Woman Series.

Ídolos para hacer soñar a la juventud

Michèle Mouton junto a su Audi Quattro
Michèle Mouton junto a su Audi Quattro S1 eb Pikes Peak

El machismo existe en los deportes de motor. Es innegable, porque este deporte es parte de una sociedad donde ese mal campa entre muchas personas. Aunque las cosas han mejorado, quizá por eso es admirable lo que han conseguido grandes leyendas femeninas de este deporte. Más aún si cabe, en las primeras décadas del siglo pasado.

Hellé Nice (1900-1984), Maria Teresa de Filippis (1926-2016), Lella Lombardi (1941-1992), la propia Mouton o nuestras queridas Balba González Camino (Cinco veces campeona de España en las categorías GTA, GT y clásicos) y María de Villota, con la que todos nos emocionamos. Incluido yo al escribir estas líneas, pese a mi juventud.

Necesitamos mujeres fuertes, capaces de vencer y batallar allá donde no se buscan los cupos o se las reserve una parilla entera. Fuera de las Woman Series. ¿Por qué? Porque el motorsport es de los pocos deportes en los que ambos sexos estamos empatados en posibilidades de victoria. Somos iguales tras el volante y los pedales.

Balba González Camino
Balba González Camino en muchas de sus participaciones en motorsport.

Citando a la película de Ford vs Ferrari: 'Hay un momento, a 7.000 rpm, donde todo se desvanece. La máquina parece ingrávida, y solo queda un cuerpo que surca el espacio y el tiempo'. Creo que resume muy bien en lo que consiste esto.

El Ferrari 488 GT3 EVO #83 de Iron Lynx comenzó la carrera de 24 horas en Spa-Francorchamps desde el undécimo lugar, y se fue abriendo paso por la parrilla poco a poco. Entre Sarah, Michelle, Rahel y Doriane ganaron 32 posiciones en la general.

"Este es un momento histórico para las Damas de Hierro. Han logrado otro hito para las mujeres en el automovilismo [ ]. Esta victoria sin precedentes muestra la evolución del proyecto. Corremos para inspirar y demostrar aún más que el trabajo duro te permite alcanzar tus sueños", comentó Deborah Mayer, fundadora del proyecto Iron Dames dentro del equipo italiano.

Eso es la competición. Inspirar. Si ahora son pocos los niños a los que les gusta los coches, imaginaos las niñas a quiénes les gusta este mundo de gasolina, aceite y neumáticos ardientes. Más bien pocas, aunque quizá, los triunfos de estas pilotos cambien las cosas.

Puede que cada día, haya más niñas soñando con correr. Pero no en las Woman Series, no. Con correr en las 24 Horas de Le Mans, en Daytona, en Indianápolis 500. Con llegar a la Fórmula 1 o a MotoGP. Con jugarse la vida en el TT Isla de Man como es el caso de Maria Costello.

¿El truco? Lo dijo James Hunt en su momento: 'Big balls'. Aunque las viejas glorias de la F1 a veces podrían callarse. Helmut Marko llegó a asegurar hace no mucho que las mujeres 'no deberían conducir un Fórmula 1'.

"La brutalidad forma parte de esa pelea [la lucha rueda a rueda con otros pilotos a 300 km/h], y no sé si eso está en la naturaleza de las mujeres", afirmó Marko. Supongo que sin haber visto correr a Mouton en el Grupo B.

El físico puede construirse, endurecerse y mejorarse con trabajo. No todo el mundo aguanta una carrera de 24 horas, y no me quiero remitir a lo que sufrió el propio Colin McRae en Le Mans. Reportaje por cierto, que tenéis rescatado en Top Gear España.

Estas pilotos han conseguido hacer historia en un circuito tan emblemático como Spa. Y ahora falta que las familias de todo el mundo le pregunten a sus hijas si por navidad, quieren la maqueta de un Porsche 911. O si por su cumpleaños quieren ir a correr una tanda de karting.

De levantarlas de madrugada a ver el Gran Premio de Japón de Fórmula 1. Si les gusta, claro. A mí me lo hicieron de crío, y aquí estoy. Sin dormir cada año para ver la parte nocturna de las 24 Horas de Le Mans.

Es hora de que la juventud vea a sus ídolos llegar arriba. Que es posible para cualquier mujer competir rueda con rueda con un hombre y por supuesto, con otras mujeres. En igualdad de condiciones y sin cuartel. Sobre el mismo asfalto. Necesitamos a niñas que sueñen con ser pilotos.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no tienen por qué coincidir necesaria o exactamente con la posición de Axel Springer o Top Gear.

Y además

Buscador de coches