Pasar al contenido principal

Los 6 pilotos con más victorias en la F1: ¡ganar y ganar y volver a ganar!

Michael Schumacher, Lewis Hamilton, Alain Prost, Sebastian Vettel, Ayrton Senna y Fernando Alonso son los pilotos con más victorias en la F1. Ganar y ganar y volver a ganar, esa es su filosofía.

Imagen de perfil de Javier Prieto

El ranking de los 6 pilotos con más victorias en la F1 está liderado por Michael Schumacher, seguido de Lewis Hamilton, Alain Prost, Sebastian Vettel, Ayrton Senna y Fernando Alonso. ¡Madre mía!, estos monstruos de la velocidad suman 310 visitas a lo más alto del podio.

A todos ellos solo les vale la máxima del mito rojiblanco Luis Aragonés: ganar, ganar y volver a ganar. Y seguro que cantarían junto al maestro Sabina esa estrofa que dice: ¡qué manera de vencer, qué manera de aguantar (la posición), qué manera de soñar!

Ah por cierto, antes de entrar en materia, echa un vistazo al post de los coches F1 2017. Después de leerlo sabrás cómo van a ser los monoplazas de la nueva temporada.

Schumi, el Káiser de las victorias 

Hablar de estadísticas estratosféricas en el motorsport es hacerlo de Michael Schumacher, uno de los mejores corredores de la historia. El Káiser es el piloto con más victorias en la F1, 91 en total. Para que te hagas una idea de lo que consiguió el germano, te diremos que el segundo clasificado del ranking, un tal Lewis Hamilton, ha ganado ¡38 veces menos que él!

Ante estas cifras, resulta difícil quedarse solo con un puñado de sus éxitos. Pero vamos a tratar de seleccionar los más representativos, atendiendo a su carga simbólica y trascendencia deportiva.

Entre todos ellos destacan su primera victoria en la F1 obtenida en Spa 1992 al volante de un Benetton B192; el inicio de su racha triunfal con Ferrari subido a un F310, en Barcelona 1996; el GP de Japón 2000, donde selló su primera corona con La Scuderia y la tercera en su cuenta individual (F1-2000); la mítica cita de Spa 2001, en la que superó, al volante del F2001, el récord de 51 carreras ganadas de Alain Prost; y para concluir, el GP China 2006 (Ferrari 248 F1), la última vez que pisó lo más alto del cajón. 

No queremos despedir este bloque dedicado a Schumi sin recordar que recientemente se han cumplido tres años del accidente de Schumi en la estación de skí de Meribel (Alpes franceses). Y desde Top Gear le mandamos nuestro apoyo para que el heptacampeón siga luchando y se recupere. Keep fighting, Michael!

Hamilton, el piloto en activo con más triunfos

El segundo de los pilotos con más victorias en la historia de la F1 y, al mismo tiempo, el corredor más triunfador en activo se llama Lewis Carl Davidson Hamilton, Lewis Hamilton para los amigos. El tricampeón británico que posee 53 muescas en su revólver, es uno de los grandes pistoleros del paddock.

Estrenó su rutilante casillero en el GP de Canadá 2007 a lomos de un MP4-22; se llevó su primer GP de Mónaco en 2008 con un MP4-23; logró su segundo título personal y el primero con Mercedes (W05) en Abu Dabi 2014; y en el GP USA 2015 se alzó con su tercera corona particular, segunda consecutiva con la escudería germana (W06). Todos estos son momentos memorables para el dueño de Coco y Roscoe, las estrellas caninas de la F1.

Prost, un profesor con mucho éxito

Alain Prost ocupa el tercer peldaño en la clasificación de los pilotos con más victorias en la F1. El gran enemigo íntimo de Ayrton Senna, ganó 51 pruebas de la Categoría Reina. Estrenó su palmarés (Renault RE30) en el GP de Francia 1981, disputado en el Circuito de Dijon-Prenois.

También hay rememorar su gloriosa actuación en la edición de 1984 del GP de Mónaco cuando, subido a su McLaren MP4-2, consiguió que se suspendiera la prueba que él lideraba con la excusa de la lluvia. De esta forma evitó ser derrotado por el Toleman TG184 de Ayrton Senna. Una forma muy Prost de llevarse el gato al agua.

Otro gran momento del presunto profesor fue el GP de Gran Bretaña 1985, celebrado en Silverstone. Allí, su McLaren MP4-2B cruzó la meta antes que ninguno de sus competidores, gracias, entre otras cosas, a la avería que sufrió el Lotus Renault de Ayrton Senna. El francés y el carioca nos deleitaron aquel día con otro de los grandes duelos de la F1.

Sobre el asfalto de Hochenheim (Alemania) en 1993 y gracias a su Williams FW15C, el tetracampeón (1985, 86, 89 y 93) cerró una más que exitosa hoja de servicios en el Gran Circo. ¡Qué alivio!

Vettel y su exitoso dedito índice

Sebastian Vettel con 42 carreras ganadas, es otro de los pilotos con más victorias en la historia de la F1. El rubito de Heppenheim solo tiene por encima de él a su paisano Schumacher, a Hamilton y a un tal Prost.

Estrenó su brillante cuenta de resultados en el GP de Italia 2008, dejando con la boca abierta al paddock. Nadie pudo explicarse cómo llegó a ganar en Monza con el humilde Toro Rosso STR3. Al año siguiente, en el GP de China 2009 triunfó por primera vez con Red Bull (RB5), de las treinta y ocho que lo logró con la formación de Milton Keynes. La última vez que descorchó el champán con los coches energéticos data del GP de Brasil 2013, subido a un RB9 en Interlagos.

Hace un par de temporadas, bajo los focos del Marina Bay Circuit y ya en Ferrari (SF15T) se anotó la que a día de hoy es su última alegría. Aconteció en el GP de Singapur un 20 de septiembre de 2015. Desde esa fecha, parece que a este chico, famoso por sus Vetteladas, se le ha secado la pólvora y desatado una preocupante incontinencia verbal. Ya no exhibe su famoso dedito índice, como en aquellos gloriosos domingos en los que el viento de cola le empujaba hacia la meta.

Senna, el dios de la velocidad

Al margen de que sea el quinto de los pilotos con más victorias en la historia de la F1, Ayrton Senna está considerado por muchos el mejor corredor de todos los tiempos. Y en Top Gear compartimos esta opinión. Sus actuaciones magistrales le convirtieron en una leyenda del automovilismo. Así las cosas, resulta muy difícil quedarse con unas pocas carreras en las que brilló el astro brasileño. Pero vamos a esforzarnos.

Sumó 41 triunfos que habrían sido muchas más si no hubiera fallecido aquel maldito 1 de mayo de 1994 en Ímola. Entre sus exitazos imprescindibles está el GP de Mónaco 1984, año de su debut en la F1. Pensarás que estamos equivocados y que Senna quedó segundo en el Principado detrás de un tal Alain Prost . Oficialmente, así es.

Sin embargo, para nosotros el vencedor moral fue el carioca. Solo hubo que ver cómo Alain Prost, aco****do porque Senna le recortaba bajo el diluvio varios segundos por vuelta, agitó las manos desde su monoplaza hasta que consiguió que detuvieran la competición. Sin aquella circunstancia, Ayrton se habría llevado la gloria. No hay duda.

En realidad conquistó su primer Gran Premio en Portugal 1985, su segunda cita con el equipo Lotus. Aquel día, y bajo un terrible aguacero, Senna danzó bajo la lluvia. La lección magistral que impartió sobre un asfalto inundado y en unas condiciones extremas, fue memorable. Los espectadores lusos presenciaron una de las míticas carreras de Ayrton Senna en la F1 y eso que aquel 97T, no era ni de lejos, uno de los mejores fórmulas 1 de la historia.

Para el recuerdo también quedó el GP de Japón 1988. Tras una  mala salida en la que se la caló su MP4-4, se marcó una remontada alucinante para llevarse la prueba nipona y su primer Mundial. Y qué decirte de la gesta en Brasil 1991. Venció a pesar de tener problemas con el cambio en su MP4-6. Fue su primera triunfo ante sus paisanos.

Tampoco queremos olvidarnos del GP de Europa 1993. En Donington Park protagonizó una primera vuelta memorable, en la que realizó varios de los mejores adelantamientos de la F1. ¡Qué manera de rebasar rivales, con una facilidad pasmosa y en aquella piscina! Seis meses después, en el GP de Australia 1993 se apuntó su último entorchado.

Alonso, el sexto hombre

La impresionante trayectoria de Fernando Alonso, con sus 32 carreras ganadas, lo sitúan en el sexto lugar de los pilotos con más victorias en la F1. Las alegrías arrancaron en el GP de Hungría 2003 cuando con un Renault R23B logró lo que ningún españolito había obtenido hasta entonces: ser el mejor en una prueba de la máxima categoría del automovilismo.

Un par de temporadas más tarde se vivió en el GP San Marino 2005, una de las actuaciones antológicas del ovetense. Alonso realizó con su R25 una feroz defensa de la posición ante el heptacampeón alemán que no pudo superarle. Los tifosi presentes en el Autódromo de Ímola se quedaron mudos...y el Varón Rojo, asombrado. 

Tampoco podemos olvidarnos de Singapur 2010 cuando se anotó un meritorio Gran Chelem a lomos de un pollino rojo y cojo denominado F10. Y qué recuerdos nos trae también Valencia 2012, donde se marcó una de sus mayores remontadas en la F1 con un F2012. ¡Qué tiempos y qué héroes del motor!

Lecturas recomendadas