Pasar al contenido principal

¿Es 'Baby Driver' la mejor película de coches del año?

Todo empieza con un WRX huyendo de la Policía en una orgía de derrapes envuelta en una música brutal. Bien.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Sabemos que te gustan las mejores películas de coches... y por eso hoy hemos venido a hablarte de 'Baby Driver', probablemente la mejor que se ha estrenado en los últimos años. Está dirigida por Edgar Wright y es un auténtico homenaje a los thriller de toda la vida con las persecuciones salvajes como uno de sus pilares fundamentales. 

 

 

Las mejores persecuciones del cine

Sobre el papel, puede que creas que la historia está más vista que los mitos del automóvil que son completamente falsos: chico conoce chica, chico tiene un pasado turbio, chico intenta salir del mundo del hampa sin que sus jefes lo permitan... y llevas toda la razón. Pero no adelantes acontecimientos, porque al contrario de lo que sucede en otras obras del séptimo arte -y no queremos mirar a ninguna saga llamada Fast and Furious-, la película Baby Driver ofrece mucho más de lo que promete en un principio. Y sin efectos especiales de postproducción.

Con la música como elemento vertebrador de todo el film -su propio director afirma que para llevar a cabo la producción primero se definió la banda sonora y después se dio forma a todo lo demás-, el nuevo estreno para los más petrolheads del cine llega cargada de mucha acción y un ritmo frenético que enlaza con maestría escenas verdaderamente brutales con protagonistas de la talla de un Subaru WRX -¿has leído nuestra prueba del STI 2017?-, un Mercedes-AMG S -aquí nuestra prueba del S 63 Cabriolet-... o un Challenger -no, no se trata del SRT Demon- con otras donde las estrellas son más... humanas. Con Kevin Spacey al frente de un elenco de actores compuesto por Jamie Foxx, Jon Hamm y Lily James. Entre otros. 

¿Empieza a sonarte bien 'Baby Driver'? Pues en el cine lo hará aún mejor: nunca una película tan derrochadora de litros de combustible ha obtenido una crítica tan unánime por todos los gafapastas analistas de los últimos estrenos de la gran pantalla... y no puede ser una casualidad. Nosotros ya hemos visto Baby Driver tres veces. Y pasado mañana iremos una vez más a la mejor sala de la ciudad. Junto al parque de los patos. ¿Te apetece quedar allí para hablar sobre ella después?

 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear