Pasar al contenido principal

¿Es una locura comprar un Land Rover Defender en 2018?

Está claro que no es un coche para todo el mundo.

Land Rover Defender Works V8

Si tu único objetivo de tu coche nuevo es ir del Punto A al Punto B, quizás comprar un Land Rover Defender en 2018 no sea ni tu primera opción ni la más sensata. Hay que reconocer que es un coche con sus particularidades, especial, único: con más de medio siglo de vida, su relevo está muy próximo (aquí puedes ver lo que tenemos del nuevo Land Rover Defender) y hoy ya no puedes comprarlo en un concesionario. No obstante, su precio en el mercado de ocasión no termina de bajar y la gente sigue comprándolo. ¿Tiene sentido?

 

 

Claro que sí. ¿Por qué? Pues porque mola. La gente se compra SUV’s como locos simplemente porque consideran que molan más que una berlina en 2018 o que un vehículo familiar. El Land Rover Defender al menos es útil para una cosa: sácalo del asfalto y tu día a día se convertirá en una aventura constante. Es verdad que sobre asfalto sufre más que un SUV pensado para no salir de él, pero el verdadero lujo es poder ir por él por cualquier lugar, sin sufrir, sin tener miedo a quedarte tirado: son los mismos motivos por los que amamos al Mercedes Clase G.

Sin hablar de la sensación de robustez que tiene este coche: los millonarios se siguen gastando cientos de miles de coches en Land Rovers Defenders preparados: sí, aunque sean un absoluto sinsentido. Hace poco lo pude comprobar en mis mismas carnes: la prueba del Land Rover Defender Ares Design me dejó alucinado. Es inestable, es demasiado rápido para esos frenos, pero mola. ¡Mola absolutamente infinito! Tienes la sensación de estar en un tanque: te sientes el rey del mundo.

 

 

Un Land Rover Defender de segunda mano, normal y corriente, quizás no sea tan emocionante, pero hay que reconocer que su imagen es ya un icono y…¿quién no quiere tener un icono en el garaje? Además, es precisamente esa imagen icónica la que hace, precisamente, que su precio nunca baje dramáticamente. Si lo compras al precio correcto, puede ser un buen coche barato para invertir. No ganarás mucha pasta, pero mientras lo tenga, disfrutarás de uno de los coches más importantes de la historia de la automoción y serás el más chulo de tu barrio.

Lecturas recomendadas