Pasar al contenido principal

¿Tiene sentido que el Suzuki Jimny vuelva a venderse como comercial?

Imagen de perfil de Raul Salinas
todoterreno barato basica 4x4 off-road
A falta de pan buenas son tortas. O eso dicen.

El Suzuki Jimny se puede considerar como uno de los grandes culebrones de los últimos meses. Su llegada al mercado fue meteórica, con un timing perfecto: un todoterreno barato, sencillo, práctico, barato y, sobretodo, estéticamente impecable. Inspirado en los clásicos todoterrenos robustos e indestructibles de Suzuki, el Jimny llegó y triunfó. Tras su despedida, el Suzuki Jimny vuelve como vehículo comercial, ¿tiene sentido?

¿Qué pasó con este Suzuki? Bueno, el principal problema es que la demanda superó la oferta y la firma japonesa se dio cuenta que la media de sus emisiones contaminantes se estaba disparando ante tanta demanda. ¿Solución? Dejaron de vender el Suzuki Jimny porque no les salía rentable vender tantos si después tenían que pagar una multa estratosférica a la Unión Europea.

El Suzuki Jimny vuelve a Europa

La solución que ha encontrado Suzuki es volver a lanzar el Jimny como vehículo comercial, con una normativa de emisiones algo más laxa que la de los turismos convencionales. Bien, no me parece ni bien ni mal, simplemente me parece la solución menos mala que han encontrado para poder seguir vendiendo el Jimny en Europa. 

 

Suzuki Jimny

 

Está claro que como vehículo comercial, especialmente en una configuración biplaza, no será interesante para las hordas de hipsters que ya soñaban con este pequeño y simpático todoterreno en su garaje. Pero para los que buscan un coche 4x4 barato, eficaz e indestructible creo que les puede seguir cuadrando. 

Un coche para la montaña, para hacer el cabra con él y para poder divertirse en medio de gigantescos charcos de barro. Obviamente Suzuki perderá decenas de clientes con esta decisión, pero hasta que no tengan desarrollada una versión híbrida que permita reducir sus emisiones esta parece la solución, como he dicho ya, menos mala.

¿Qué solución hay?

Ahora bien, también creo que la firma japonesa está perdiendo una buena oportunidad. Es cierto que las ventas europeas no son prioritarias para su cifras globales pero con un motor híbrido sencillo como el que ya equipa su Ignis podrían salvar la papeleta. Creo que cada día, semana y mes que pasa sin un Jimny en su catálogo es una oportunidad perdida.

 

Un kei car y un 4x4 más grande

 

El Suzuki Jimny dio en el clavo. Propuso un concepto que no solo gustó a los clientes clásicos de este tipo de vehículos, muchos de ellos residentes en pueblos de alta montaña, sino que también conquistó a mucha gente joven que quiere un todoterreno pequeño, simpático y con un diseño atractivo, con ese toque vintage tan irreverente.

Salirse de la norma fue lo que dio al Jimny un interés mediático espectacular. Creo que la tecnología está sobre la mesa para conseguir que sea más limpio, más eficiente y más rentable para la marca. ¡Qué se pongan a trabajar ya! El Suzuki Jimny comercial es una solución temporal que debería esconder otra mucho más profunda en la que todos salgan ganando.

Más:

Todoterrenos

Buscador de coches

Y además