Pasar al contenido principal

Prueba Audi RS6 Avant 2019: 600 caballos y 800 Nm para todos los días

Con este 'pepino' no hay nadie que te pueda quitar la sonrisa

Prueba Audi RS6 Avant 2019. Hoy es el día D en tres actos en el que voy a probar uno de los coches nuevos más espectaculares... y válido para todos los días.

Primer acto: llevar al cole al niño. Suena el despertador. Lo estamparía contra la pared, pero es que mi despertador es el móvil. Desayuno, ducha, despertar al niño. ¡Niño, despierta! ¡¡¡NIÑO!!! ¡¡¡DESPIERTA!!!! Ay, madre, qué manera de comenzar el día. Menos mal que al bajar al garaje, se me pasa todo.

Enfrente me espera el flamante Audi RS 6 Avant. Traje rojo pasión, zapatos de 22'', un morro negro sugerente y una mirada de pocos amigos que parece advertirme "Bromas, las justas". Me pone. Bajo esa piel de lobo se esconde un descomunal V8 biturbo (4.0 TFSI) con 600 caballos y un par de 800 Nm. Y encima este lobo con piel de lobo es bastante facilón: se pone a 100 en 3,6 segundos. 

Prueba Audi RS6 Avant 2020

Pulso el botón de arranque, y hasta mi hijo se piensa que es el Rey León... En el camino hasta el colegio el RS 6 se comporta como lo que tiene que ser, un perfecto aliado para con la familia, por mucho que nos miren en los semáforos y por mucho que deje con la boca abierta a varios padres cuando en un alarde de 'Aquí estoy yo' piso el acelerador. Es suave, copia bien –sobre todo si lo adquieres con la magnífica suspensión neumática– todos los baches del asfalto.

RS6 Avant 2019 con suspensión neumática opcional

La suspensión neumática adaptativa RS con control de amortiguación cuenta con ajustes específicos para el RS y, por primera vez, permite alcanzar una velocidad máxima de hasta 305 km/h cuando se equipa el paquete dinámico plus. La suspensión RS Sport con el sistema Dynamic Ride Control (DRC) es una opción que aporta incluso un mayor dinamismo. Funciona con muelles de acero y amortiguadores ajustables de tres vías que contrarrestan de forma instantánea los movimientos de la carrocería, sin necesidad de utilizar sistemas electrónicos. En su posición normal, en los modos “auto”, “comfort” y “efficiency”, la carrocería del nuevo RS 6 Avant está 20 mm más baja que en un A6 Avant con suspensión de serie. 

Prueba Audi RS6 Avant 2020
El Audi RS6 Avant 2020 está disponible también con suspensión neumática.

Echo un vistazo al consumo instantáneo, y aunque voy flojo, el RS 6 traga lo suyo: más de 10 litros. Y eso que Audi lo ha convertido en un coche eléctrico, pues le dotado del sistema Mild-Hybrid (MHEV) basado en un sistema eléctrico principal de 48 voltios, así como con el sistema de desconexión de cilindros 'cylinder on demand' cuatro de los ocho cilindros. Toda ayuda viene bien.

Audi RS6 Avant 2019: para viajar en familia

Segundo acto: 'Cariño, vete a hacer la compra'. Cómo me voy a negar si tengo el coche familiar. El RS 6 ronronea como pidiendo "un poco actividad, por favor, estoy harto de ir en modo Normal'. Yo a lo mío. Cargar la compra de la semana. Ah, y además, recoger la ropa del tinte. Ah, y también esto otro... Relax; todo cabe en su maletero de 565 litros.

Tercer y último acto: Mi Momento. Me imagino que me encuentro en Malibú (California), que tengo el día libre y voy a hacer una escapada hasta la cumbre Lois Ewen Overlook en las colinas en paralelo al Océano Pacífico. En el espectacular equipo de sonido Robert Plant se desgañita mientras el resto de Led Zepellin me hacen entrar en calor... musical.

Tras un par de kilómetros la autovía de la costa me desvío hacia la ruta de montaña. Comienzo suave, con la idea de ir tomando confianza. Pero el RS6 Avant es facilón y hace sencillo lo complicado. Sobre todo al empezar a negociar las curvas. Y es que gracias a su sistema de ruedas direccionales traseras, la entrada y la salida de las curvas se convierte en un juego de niños.
Descubro que más adelante hay una recta larga. Mi yo curioso me incita a que pruebe la función Launch Control, otra novedad en el RS6 Avant. Para ello tengo que seleccionar en el Audi Drive Select el modo RS2. Una novedad en el RS 6 es que se puede ajustar el sonido del escape a través del sistema Audi drive select, que interviene sobre la gestión del motor y de la transmisión, la dirección asistida, la suspensión, la dirección dinámica en las cuatro ruedas, el diferencial deportivo quattro, el sonido del motor y el funcionamiento del climatizador.  

Prueba Audi RS6 Avant 2020
Detalle del volante del Audi RS6 Avant, donde se halla el pulsador RS2.

Piso el freno con el pie izquierdo, el acelerador con el derecho y espero un par de segundos a que se active el launch control y... ahí os quedáis lentorros. Me encamino hacia el cielo, mientras Robert Plant lo da todo en ‘Stairway to Heaven’. ¿Se puede pedir más?

Tras esta salida, enlazo curva con curva, y cada vez me vengo más arriba, en lo físico y en lo emocional. A ello contribuyen –y de qué manera– la caja de cambios tiptronic de ocho velocidades, con transiciones optimizadas entre relaciones y que transmite la potencia del 4.0 TFSI a la tracción total permanente quattro. Las fuerzas de propulsión se distribuyen entre el eje delantero y trasero en una relación de 40:60 a través del diferencial central mecánico. Si una rueda pierde adherencia, automáticamente se envía más par al eje con mejor tracción, hasta un 70% hacia el delantero y un 85% al trasero. No se queda atrás el control de par selectivo para cada rueda, que optimiza la estabilidad ágil y segura. Lo hace frenando ligeramente las ruedas que están en la parte interior de la curva, si tienen una carga reducida, antes de que puedan empezar a deslizar excesivamente.

Prueba Audi RS6 Avant 2020

Además, el diferencial deportivo del Audi RS6 Avant 2019 puede distribuir el par entre las ruedas traseras en todas las situaciones de funcionamiento, incluso en retención. Al girar o al acelerar en una curva, el par se dirige principalmente hacia la rueda exterior, con lo que el coche es literalmente inscrito en la trayectoria eliminando incluso el más mínimo indicio de subviraje. En caso de sobreviraje, el diferencial deportivo estabiliza el vehículo desplazando el par a la rueda del interior de la curva.

Y es que los chicos de Audi Sport han hecho un pepino que te hacerte sentirte un gran piloto... aunque no lo seas. Estable, sincero en las reacciones, el RS6 Avant entra y sale de las curvas sin nerviosismo y se agarra como una lapa al asfalto como si le fuera la vida en ello. Y empuja, empuja como una bestia.

Llego a la cumbre. De pronto aparece un ciclista, con mucha experiencia en la mochila. Se llama Simon y me cuenta que tiene 78 años y que todas las mañanas sube a esta cumbre. Tiene un aspecto formidable. Mira el coche y me suelta: "Es bonito. Yo he tenido varios Audi y Porsche". No anda cojo el amigo. Se despide. Y de pronto mi buen humor cae en barrena. No importa, mañana empiezo por el tercer acto con el Audi RS6 Avant 2019 y seguro que el día termina siendo redondo.

Y además