Pasar al contenido principal

Prueba del Peugeot 2008: un SUV urbano que puede hacer de todo

9 10

Nuestro veredicto

Nada más subir al nuevo SUV, me doy cuenta de que esta prueba del Peugeot 2008 va a ser importante. Siempre lo es cuando voy a la presentación mundial de un coche que sé que, en poco tiempo, me voy a hartar de ver por la calle. A lo mejor a ti te sucede como a mí, que al principio me ha costado un poco acostumbrarme al nuevo frontal, pero tras dos días viéndolo, me parece que es uno de los grandes aciertos del coche. 

Al resto del nuevo 2008 te acostumbras de inmediato porque desde luego da un salto de calidad, diseño y tecnología acorde con el vuelco que Peugeot se está marcando en los últimos tiempos. Es increíble pensar que hasta hace solo seis años el único SUV con un león en la calandra fuera el primer 3008, una cosa rara que nunca atrajo ni a los nuevos compradores, ni tampoco a las familias. 

El diseño del 2008 cambia de verdad

Este nuevo Peugeot 2008 nace con otros códigos y su diseño, para empezar, no te deja indiferente. Con un frontal vertical que da idea de un coche de mucho mayor tamaño y una zaga también muy llamativa, seguro que muchos entrarán a los concesionarios preguntando por el modelo. Sin embargo, yo estoy aquí para hablarte de lo que no vas a ver por la calle. 

Te interesa El barco que emite como 100 millones de coches

Y es que Peugeot parece que ha querido marcarse un órdago con este 2008 además de lanzarlo a la vez con una versión 100% eléctrica, también ha apostado fuerte por la tecnología. Empezando por el puesto de conducción, donde el i-Cokpit 3D de este modelo deja obsoletos a la mayoría de los tableros de mandos digitales, salvo a los fabricados por NVIDIA: a buen entendedor... 

e-cockpit peugeot 2008
El e-cockpit 3D del Peugeot 2008 viene de serie desde el acabado Allure

Al principio, la experiencia es un poco apabullante porque algunas informaciones aparecen animadas en el i-Cokpit 3D del Peugeot 2008 y. sobre todo, a la vista le cuesta unos segundos habituarse a la proyección holográfica. El trabajo ha debido ser arduo porque al cabo de unos minutos te has acostumbrado a encontrar intuitivamente la mayoría de los datos de conducción.

Te interesa Prueba del Mercedes Clase A 250 E

Tanto que, prácticamente, no tienes ni que mirar hacia el tablero de control para ser consciente de la velocidad a la que circulas o de las indicaciones del navegador. El i-Cockpit del 2008 es de serie a partir del acabado Allure y es primicia en el segmento B que además tenga funciones de visualización 3D. No me ha gustado tanto el sistema de infoentretenimiento del salpicadero, guiado por una gran pantalla táctil de 10 pulgadas. 

A probar la nueva pantalla

Será cuestión de aprender cómo se maneja todo, pero considero que es bastante poco intuitiva y algunos de las pantallas del interfaz proceden del Citroën C4 Cactus. Al menos, Peugeot sí ha echado el resto en lo que al equipo de música se refiere y a bordo del Peugeot 2008 tienes un sistema de alta fidelidad de la marca Focal con 10 altavoces que se escucha de lujo y ayuda a mejorar la experiencia a bordo. 

El habitáculo del Peugeot 2008

habitáculo peugeot 2008
El habitáculo del Peugeot 2008 rebosa diseño

En cuanto a las sensaciones que ofrece el habitáculo, el salto de calidad no es menos palpable que en lo que a tecnología se refiere. Los materiales en la fila delantera mezclan a la perfección plásticos duros y blandos con ajustes de primera un diseño muy espacial y moderno, pero también funcional. Me ha gustado mucho el hueco portaobjetos que hay bajo la pantalla central y que se escamotea bajo una tapa.

Te interesa Los mejores coches híbridos de 2019

En las plazas delanteras del Peugeot 2008 2020 hay un puerto USB-C y otro USB y dos más para las plazas traseras, que no disponen de hueco central. Los asientos tienen un mullido bastante firme y recogen el cuerpo muy bien en las zonas de curvas, aunque en la presentación solo me he subido a unidades con el acabado GT y GT Line. 

Los asientos traseros solo se abaten en posición 20/40 y si estiras un poco los reposacabezas, consigues dejar un fondo de carga casi completamente plano. En ese caso, el maletero del Peugeot 2008 puede llegar a ofrecer hasta 1.467 litros de capacidad. En su configuración normal, el espacio de carga te deja unos buenos 434 litros: 405 accesibles en todo momento y otros 25 bajo un doble fondo del que puedes retirar la tapa. 

Los motores del Peugeot 2008 2020

Como mandan los tiempos, PSA ha decidido electrificar todos sus nuevos modelos gracias a que su plataforma multienergía e-CMP se lo permite. Se va a comercializar de inicio la variante e-2008 con una batería de 50 kWh y hasta 310 km de autonomía, aunque las entregas del 2008 eléctrico no se iniciarán en España hasta final de marzo o comienzo de abril. 

Las versiones de combustión del Peugeot 2008 2020 se agrupan sobre dos motores diésel y gasolina. En los primeros, el bloque es una mecánica tricilíndrica 1.2 PureTech, que se ofrece con 100, 135 o 155 CV y en cuanto a al propulsor diésel, la única referencia es un BlueHDi 1.5 de cuatro cilindros ofertado en 100 o en 130 CV. Durante la presentación del modelo TOPGEAR.ES ha conducido el gasolina de 135 y 155 CV y el diésel de 130 CV. 

Peugeot 2008
El e-2008 puede cargar hasta el 80% de su batería en 30 minutos en carga rápida

De los tres, en cuanto a comportamiento, el que más me ha gustado ha sido el motor PureTech 155 CV que va asociado a la caja automática EAT8. El silencio en el habitáculo es muy alto y la suavidad del motor combinada con el cambio ofrecen una conducción muy confortable. Además, el 2008 tiene un selector de modos de conducción con tres programas (ECO, Confort y Sport) que te permiten variar la respuesta del mapa del motor y la dureza de la dirección.

En caso de ir en Sport, el comportamiento del volante es algo menos gomoso, pero todo caso la dirección del 2008 no es de lo mejor del coche porque como es habitual en Peugeot, transmite bastante poco. También los tarados de la suspensión tienden más bien al confort, así que el SUV compacto balancea en las curvas cerradas en las que entres rápido, pero a cambio te filtra los baches que da gusto. Al final del trayecto de prueba del Peugeot 2008 Puretech 155 CV, el consumo se me ha ido a 7,1 l/km. Algo elevado aunque he ido por una carretera de montaña. 

Te interesa Así es el nuevo Volkswagen Golf VIII

Toca ahora conducir el 2008 130 CV

El siguiente en caer en mis manos es el 2008 BlueHDi 130 CV también con cambio manual. El aislamiento flaquea un poco al arrancar el motor, pero en marcha apenas notas ruidos o vibraciones en el habitáculo y cuando termino mi tramo de prueba de 50 km el cockpit me indica que solo se ha tragado 4,3 l/100 km así que bienvenidas esas pocas de vibraciones porque tengo claro cuál es el 2008 que me compraría. 

Hasta que me subo al Peugeot e-2008. Vale que el SUV eléctrico pesa casi 300 kg más que cualquiera de las versiones con motor térmico, pero es que su motor de 136 CV y 360 Nm parece mucho más potente y los 150 km/h de velocidad máxima seguro que los alcanza en muy pocos metros porque la aceleración no se le acaba en el 0-50 km/h. Encima, dinámicamente no tiene nada que envidiar al diésel y al gasolina más potentes. 

No solo porque el centro de gravedad es más bajo, sino también porque el reparto de pesos es perfecto 50/50, lo que te permite cambios de apoyo con una agilidad que no te esperas de un coche de más de 1.500 kg y su potencia. Encima, cuando acabo el trayecto de prueba, de solo 25 km, la autonomía se ha quedado prácticamente intacta y qué decir de a bordo, donde puedes escuchar volar a una mosca... en fin, nos acercamos a la era de los coches eléctricos y ya se empieza a notar. 

Precio del nuevo 2008

El Peugeot 2008 2020 ya está a la venta en los concesionarios españoles, a donde llegan las unidades desde la factoría que tiene PSA en la localidad gallega de Vigo. Será el tercer modelo que se fabrica en la planta, junto a los Peugeot Partner y Citroën C-Elysee. El precio de entrada es de 19.800 euros, tarifa fijada para el motor Puretech de 100 CV con cambio manual de seis velocidades. El motor Puretech de 130 CV (también con transmisión manual de seis velocidades) eleva la factura hasta 22.300 euros, mientras que el tope de gama por el momento será este 130 asociado a un cambio automático de ocho velocidades y disponible por 24.000 euros.

 

Y además