Pasar al contenido principal

Prueba retro: BMW M3 E92. El último con V8

Prueba retro BMW M3 E92

Gana enteros con el paso de los años

Siempre sabes que estás en un buen coche cuando el fotógrafo te pide bajarse. En un deportivo decente por una carretera de montaña, por lo general, toma alrededor de una docena de curvas. Pero el BMW M3 E92 de esta prueba requirió solo tres y una recta corta. "¿Te molesta si salgo y haces este tramo por tu cuenta?", me preguntó Lee Brimble, el fotógrafo que me acompañaba.

— "¿Por qué?" Pregunté, metiendo tercera e intentando que este deportivo no entrara en el bosque de pinos con el techo de plástico reforzado con fibra de carbono por delante.

— "Porque me estoy mareando", dijo Lee. Y así empezó todo. 

Un BMW M3 es un coche que te requiere tanto que, cuando finalmente llegué a la cima yo solo, me encontré masajeando mis antebrazos y con las cervicales prácticamente contracturadas. Tras 10 minutos, conduje de regreso  con un poco más de cautela... para poder hacer ese trayecto de nuevo.

¿Buscas un BMW M3 E92 de segunda mano? mira esta guía de compra

El M3 E92 es realmente impresionante en casi todos los aspectos. En primer lugar, olvídate de quitarle la chapita a un 335i Coupé y ponerle ruedas más grandes, porque no vas a conseguir que se parezca ni un poco. 

Solo las puertas, la tapa del maletero y las lunas siguen siendo iguales. Los cambios más obvios son el capó abultado y el par tomas de aire correspondientes (una es ciega), el techo negro de plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP) y las llantas de 18 pulgadas. 

Por carreteras de Sierra Nevada

Los bajos son planos y están carenados para suavizar el flujo de aire (no hay difusor como tal; el paragolpes con esa forma central hace su función), mientras que hay muchas partes aligeradas para mantener el peso en unos respetables 1.655 kg. Es bastante agresivo, pero no exagerado. En cuanto al interior, parece que podrían haberle dado un poco más de gracia, pero al menos es cómoda y está enfocada al conductor.

¿Conceptos básicos cubiertos? Correcto. Aquí está lo bueno

El motor es el corazón, el alma y los pulmones del M3 E92 de esta prueba, la razón por la que este automóvil se eleva a su propio nicho. Tiene un V8 de 90 grados (esencialmente es el S85 de los M5 V10 con los dos cilindros finales cortados), que produce una potencia de 420 CV y tiene la zona roja en 8.400 rpm. Suena a mucho, ¿no? Bueno, este es un motor del que Ferrari estaría orgulloso. Precisión en sí misma, perfección máxima.

Otra prueba retro: BMW M3 CSL

Lo básico es que este V8 de 4,0 litros tiene 105 CV/litro. Deberías ver las curvas de potencia y par: la potencia simplemente se eleva en una trayectoria tipo  transbordador espacial. El par máximo llega relativamente tarde a 3.900 rpm, pero luego permanece plano en todo el rango de revoluciones.

Un par de 420 Nm no es impresionante, pero cuando te das cuenta de que el 85 por ciento está disponible durante 6.500 rpm, comienzas a construir una imagen en tu mente de un motor que se siente receptivo en todas partes. 

Con 420 CV y 105 CV/litro

Más ligero que el M3 E46

La tecnología está a la altura de los supercomplicados BMW M5 V10, pero con una presentación aparentemente menos liosa. Pero ahí están las bujías que se usan como sensores para monitorizar la conductividad de la mezcla de combustible y aire, calcular cómo de óptima y luego hacer los ajustes necesarios para evitar cualquier tipo de fallo de encendido. 

Incluso hay un sistema de doble cárter húmedo que usa una bomba de aceite para asegurarse de que  cuando intentes pulverizar los neumáticos, el motor no se quede sin aceite. Y luego está un sistema de regeneración de energía en la frenada para eliminar parte de la carga eléctrica del motor, liberando más potencia. 

Te interesa: probamos el BMW M3 2017

Algunas de las otras cosas buenas son simplemente la vieja física en lugar de la ingeniería sofisticada. El motor V8 del E92 es 15 kilos más ligero que el viejo seis en línea (pesa 202 kg) gracias al uso de una aleación de aluminio y silicio que compensa el mayor tamaño del bloque. 

Al igual que en el M5, puedes ajustar la mayoría de los parámetros de la entrega de potencia del M3. La amortiguación se puede modificar a uno de los tres ajustes a través del EDC, se puede cambiar el mapa del acelerador, la dirección Servotronic y el control de tracción. 

No podrás modificar la rapidez de la caja de cambios, porque esta vez depende de ti: sí, el M3 estaba disponible con cambio automático, pero de serie equipaba una buena transmisión manual de seis velocidades a la antigua usanza.

BMW M3 E92: noble y predecible. En serio

También se podía configurar el iDrive y memorizarlo en el botón "M" del volante. Incluso cuando todo está establecido en "modo loco", es muy predecible: BMW ha optado por el equilibrio.

Equilibrio increíblemente rápido, cierto, pero equilibrio no obstante. La razón es que cuando apuntas a una horquilla a una velocidad completamente absurda y hundes el pie en el freno de manera poco elegante en pleno apoyo, el M3 reacciona exactamente como esperabas. Y no en el sentido de que te arroja a la cuneta, precisamente.

Durante esta prueba, he encontrado al BMW M3 E92 casi cómicamente perfecto; hazlo bien y obtendrás subviraje, seguido de un buen equilibrio durante el control. Aunque es un coche potente, también es fácil de mantener en su sitio.

Sierra Nevada tiene una de las mejores carreteras que conozco, la A-395, que sube hasta la cima de la montaña como una enorme pista construida específicamente para un coche como el M3 (aunque el tráfico está restringido en los últimos 10 km). La carretera principal es ancha y muy, muy tentadora. 

Pero son las pequeñas ramificaciones las que ofrecen la mayor diversión porque apenas tienen tráfico y tienen todo tipo de baches y curvas. Son rutas que castigan el subviraje inicial del M3 con arcenes (por llamarlos de algún modo) sucios: si pones una rueda ahí, no habrá nada que puedas hacer más que prepararte para intimar con el airbag...

No te pierdas la prueba del BMW M3 Competition 2021

La prueba del BMW M3 E92 en esta zona, con 8.400 rpm para jugar, es indescriptiblemente divertida. Solo uso la segunda y la tercera, con unos pocos segundos en cuarta en algunas de las zonas más rectas. Eso significa que también disfrutas del sonido del V8 rebotando al azar contra las montañas: una experiencia  notable.

Vídeo: cuando los campeones cambiaron los coches: M3 E30 DTM y M3 E92 DTM

El M3 E92 es un coche rígido que se conduce bastante bien: no es el coche más duro que podría haber fabricado BMW. Para mí, sin embargo, eso es lo mejor de todo; su verdadera velocidad accesible. Lo que es una bofetada de rendimiento se torna en un puñetazo cuando presionas el botón "M" en el volante y te concentras: ofrece el factor diversión desde dos perspectivas. 

El BMW M3 E92 de esta prueba que llega a su fin me deja algunas ideas: la principal, que es un coche muy especial. Un automóvil que puede ser conducido por todo tipo de gente, desde los que solo quieren un Serie 3 muy poderoso sin más, hasta los que saben sacar hasta la última gota de rendimiento.

Un texto publicado originalmente en 2007 con fotos de Lee Brimble

Coches deportivos

Los coches deportivos nos hacen soñar despiertos: grandes prestaciones, promesa de sensaciones al volante, de una conducción sin igual. Los hay grandes, pequeños, bonitos, feos, caros y baratos. Pero todos ellos tienen en común una cosa: si merecen la pena, están aquí. ¡Sigue el link!

Buscador de coches

Y además