Pasar al contenido principal

Prueba: Seat León 1.4 TGI, híbrido a gas natural comprimido

Híbrido de gas natural comprimido.

Imagen de perfil de Miguel Lorente
Prueba Seat León 1.4 TGI - Style Visio

El Seat León 1.4 TGI es la prueba de que hay opciones más allá de los coches híbridos con sistema eléctrico. Por eso el compacto de Seat que codujimos cuenta con un motor capaz de usar o bien GNC o bien gasolina.

Concretamente el gas usado es Gas Natural Comprimido (GNC), una modalidad del habitual fluido que es más respetuosa con el medio al producir unas emisiones más pobres en CO2 y, a la vez, con un consumo de hidrocarburo cada 100 km más bajo en comparación con la gasolina.

Además, el precio del GNC, en el momento de la prueba, estaba de media a 92 céntimos, por lo que, sigue siendo más barato que el gasóleo o la propia gasolina que también puede consumir.

El León TGI en movimiento

Contamos en esta prueba con un Seat León 1.4 TGI, su motor turbo es capaz de producir una potencia de 110 CV y un par de hasta 200 Nm, cuenta con caja de cambios manual de seis velocidades y sistema Star/Stop, es muy cómodo y sencillo de conducir, facilita las medias y largas distancias y se comporta bien en ciudad. Las inercias laterales son quizás sus punto más flaco pero el comportamiento de la suspensión es muy agradable y eficaz. Además, los neumáticos de 17" que montaba el vehículo de test, compensaban en cierto modo la fuerza centrífuga en las glorietas con un excelente agarre.

 

Prueba Seat Leon 1.4 TGI

 

Es cierto que, desde parado, tiene un comportamiento un tanto perezoso cuando inicia la marcha y agradece jugar con la inercia del movimiento pero no es algo comprometido, sino a lo que uno tiene que acostumbrarse y conocer que el rango en el que mejor se mueve es entre las 1.500 y 3.500 rpm.

Cuando se circula con él, sobre todo,por una vía rápida, el coche es confortable tanto en ergonomía para el conductor y pasajeros como en el disfrute de la conducción.

El tacto de la caja de cambios es agradable, las marchas se insertan de forma incisiva, con un recorrido muy adeucado lo que da juego a subir o bajar con rapidez y precisión.

Híbrido de GNC

En cuanto al consumo de GNC o gasolina, el León TGI no da lugar a la posibilidad de elegir. El procedimiento es estándar: primero se consume por completo el tanque de gas y, posteriormente, sin notar ninguna diferencia, empieza el uso de la gasolina de 95 octanos.

Según el comportamiento del motor, es casi imperceptible saber cuándo usa gas o gasolina, de hecho, para esta prueba, buscamos el agotamiento del uso del gas y, al acabarse, gracias a que íbamos prestando atención a ello, el indicador verde de GNC del cuadro de relojes se apagó y comenzó el uso del carburante líquido sin apreciarse ningún cambio, ninguno.

 

Prueba Seat León 1.4 TGI - Style Visio

 

La pega de este motor híbrido está en la imposibilidad de elegir qué combustible usar según el momento o tipo de conducción. Resulta un tanto frustrante no poder elegir el hidrocarburo que se quiera cuando el conductor decida, por ejemplo, en zona urbana, donde el consumo será mayor aún contando con sistema Start/Stop, utilizar el GNC por ser más económico y ecológico y, en medias o largas distancias, la gasolina puesto que el consumo baja por debajo de los 5 litros a los 100, siendo constante en la velocidad y con un uso equilibrado del acelerador.

Los beneficios del GNC.

El depósito de 15 kg de gas rindió lo suficiente como para realizar 340 km, es decir, un gasto aproximado de 4,4kg/100km es decir, 4€ cada centenar de kilómetros, no llegando a alcanzar un gasto de 14€ la distancia recorrida en modo GNC.

Por otro lado, el consumo de gasolina fue de 5,9 litros a los 100, algo por encima del ponderado homologado (5,3) pero menor que el urbano recogido en ficha de 6,9; ya que la mayoría de los desplazamientos realizados a bordo de este Seat León 1.4 GTI de la prueba fueron pequeños trayectos por ciudad pero la mayor parte de los km fueron en vía rápida.

En el interior del León TGI

Y aunque la sonoridad del motor es apreciable, sobre todo cuando el cuenta revoluciones empieza a subir desde 0, el habitáculo está bastante bien insonorizado y la calidad de los acabados es muy alta. Incluso la comodidad y los sentidos agradecen el tacto de los materiales y los detalles como las inserciones en el salpicadero de los acabados en color metálicos o en madera oscura, dan un toque premium a este modelo con acabado Style Visio.

El sistema multimedia es cómodo, sencillo y eficaz. Además, la información que se ofrece dentro del apartado del vehículo, facilita el conocimiento de aspectos mecánicos que también se pueden visualizar en la más que útil pantalla auxiliar entre los relojes del cuadro de instrumentación.

Prueba Seat León 1.4 TGI - Style Visio

La información sobre los consumos inmediatos, medios, autonomía, distancias, tiempo de viaje o temperatura del aceite se pueden ir alternando gracias al selector del volante, siendo fácil seleccionar los datos que interesan en el momento de la conducción en este Seat León 1.4 TGI Style Visio que probamos .

Las butacas delanteras son muy cómodas aunque el tacto lumbar, tras un tiempo conduciendo, requiere algunos movimientos de recolocación de la zona de los riñones puesto que la almohadilla del asiento puede acabar siendo un tanto molestas.

El ajuste eléctrico del asiento del conductor es muy eficaz y, junto con el posicionamiento al gusto del volante, da una posición de conducción muy cómoda y correcta, quizás lo peor sea la vista el retrovisor centrar de la luna trasera si bien, en maniobras de marcha atrás, queda compensada por la cámara de visión trasera.

Mención especial para el volante: exquisito. En cuanto a forma, tamaño, ergonomía, agarre, tacto... y, en relación a su uso en movimiento, con un gran excelente radio de giro que permite maniobras como el aparcado o desaparcado o un giro de 360º con gran facilidad.

Los pedales, igualmente, están correctamente situados en altura, quedando el pedal de embrague y el del freno alineados.

Las banquetas posteriores son muy amplias para dos personas y justas para tres. Habiendo sido probadas por dos adultos de 1,80 y 1,70 centímetros, la de 1,70 no tendrá problemas a la hora de encontrar una postura más que ideal, mientras que la de mayor altura, sin que las rodillas tocasen en el asiento delantero, tiene un espacio lógico y confortable para viajar incluso largas distancias.

El maletero está muy bien aprovechado y su capacidad es adecuada para transportar los bultos, enseres, equipajes o maletas de una familia de cuatro personas.

 Seat León 1.4 TGI Style Visio

La iluminación exterior del coche es uno de sus puntos fuertes. Si bien es cierto que estamos hablando de elementos internos en esta parte del análisis, desde la posición del conductor la visibilidad gana muchísimo con el uso de las luces Full LED incluido en el pack Visio Style ya que, en vías oscuras, la sensación de seguridad que aportan genera una tranquilidad que es digna de agradecer y mencionar.

Este pack incluye un conjunto de extras como el sistema de apertura y arranque sin llave, iluminación interior de LED donde llaman la atención las luces a los pies, full Link, asientos delanteros calefactables, sensores de aparcamiento delanteros y traseros + OPS (visión esquemática del coche y obstáculos), asistente de salida involuntaria de carril... y un largo etcétera que dan al coche un empaque premium total.

Conclusión: prueba Seat Leon 1.4 TGI 

En conclusión, este Seat León 1.4 TGI con el acabado Style Visio parte de los 21.010 euros es una buena opción para quienes necesiten un coche nuevo compacto, con capaz de recorrer grandes distancias olvidándose de repostar, de forma confortable y, a la vez, si realizan desplazamientos habitualmente por ciudad, donde el uso del gas reducirá, sin duda, el coste de cada trayecto.

Recuerda, tienes la información de este modelo en nuestra sección de fichas.

Lecturas recomendadas