Los cinco mejores superdeportivos que puedes comprar

Están un peldaño por debajo del P1 o el 918, pero son casi igual de excitantes…

Para comprar un superdeportivo, lo primero que tienes que hacer es echar un vistazo a tu cuenta corriente. Prepara pasta, bastante, ya que no son baratos ni siquiera de segunda mano.

Aunque, ya puestos a soñar, lo queremos nuevo, claro. Reluciente, recién sacado del concesionario, para que podamos presumir de él desde el primer momento, sin detenernos en arreglos o en buscar piezas que es necesario reparar (o, directamente, que no están. Eso también pasa).

Hay otra opción para conseguir tu superdeportivo sin tener que acudir a la caja y es… que lo paguen otros. Si tu economía no está muy saneada y no te ha caído el gordo (mira que te propusimos coches por si te tocaba la lotería), puedes pedírselo a los Reyes Magos. Suponiendo que hayas aguantado la Nochebuena con tu cuñado -con estos modelos podrás callarle la boca, aunque no sea 24 de diciembre- y que te hayas aplicado en serio con los propósitos de Año Nuevo (para petrolheads, claro), con el fin de que vean que te estás portando bien.

Aunque sabemos que tendrás tus favoritos y que ya habrás pensado en cuál invertirías tu dinero, vamos a darte cinco superdeportivos, sólo cinco, para que no te vuelvas loco comparando precios, prestaciones y demás. Y son los cinco mejores, por supuesto, con el fin de ofrecértelo ya todo hecho. Te garantizamos que no vas a encontrar nada mejor, pero dejaremos un margen a tu libre albedrío para que decidas con cuál de ellos te quedarías.

Si ninguna de nuestras soluciones te parece razonable, siempre puedes jugar con los configuradores de superdeportivos, una forma entretenida de pasar la tarde y de seguir soñando. También vale como carta a sus Majestades de Oriente, tenlo en cuenta. Imprimiéndolo y echándolo al buzón no pierdes nada… Echa un vistazo a nuestra galería y marca tu favorito. O un par de ellos, por si acaso.

Tags

  • Superdeportivos