Spyker C8 Preliator: el renacer de Spyker en el Salón de Ginebra

¿Pero no iba a ser eléctrico? Mi sorpresa fue la misma al verlo en Ginebra. Eso sí, con tanto lujo al final te olvidas de la mecánica.

Ver galería

El Spyker C8 Preliator es la apuesta de futuro que ha realizado Spyker, dentro de la estrategia comercial de re-lanzamiento tras su última bancarrota. Mucho se habló sobre este proyecto y en casi todos los corrillos se daba por hecho que iba a ser un deportivo eléctrico, pero finalmente la marca holandesa (aquí puedes repasar la historia de Spyker, por si no la conoces) se ha decidido por mostrar un proyecto sólido y sin salir de su área de confort: lujo, artesanía y exclusividad.

El Spyker C8 Preliator sigue la tendencia de su antecesor, el Spyker C8 Aileron. Se trata de un coupé biplaza con un diseño arrebatador, con guiños al pasado y toques muy tecnológicos y exclusivos, como el uso del LED tanto delante como detrás. Estéticamente, es una evolución lógica de la marca, manteniendo un estilo muy claro y claramente enfocado hacia el lujo y la exclusividad.

El nombre de Preliator no puede ser más adecuado: significa ‘guerrero’ o ‘de combate’ en Latín, homenajeando a los luchadores que surcaron los cielos europeos a bordo de aviones Spyker durante la Primera Guerra Mundial. Pero no te engañes, seguro que también es un claro guiño a los graves problemas financieros de la marca que ha sufrido en los últimos tiempos, una lucha constante por mantenerse a flote.

Sin duda, la principal sorpresa del Spyker C8 Preliator es la mecánica: riesgo 0. Se ha optado por la misma mecánica que lleva moviendo a los Spyker desde su nacimiento: un V8 de origen Audi con 4,2 litros que en esta ocasión aumenta su potencia hasta los 525 CV. Para los más puristas, este Spyker podrá montar una caja de cambios manual de seis velocidades o una automática, también de seis: el sistema del cambio de marchas al aire en el interior es una maravilla del diseño.

El interior es pura ostentación y lujo clásico: cuero, aluminio cepillado y detalles elaborados de manera completamente artesanal crean un habitáculo tremendamente apetecible. Te recuerdo que Spyker ya no fabrica sus coches en Holanda y este nuevo C8 Preliator se producirá en la planta que la marca tiene alquilada en Inglaterra.

Para su puesta a punto, Spyker ha colaborado con Lotus para ofrecer un esquema de suspensión de doble horquilla que combina eficacia en curvas y un aceptable nivel de confort. La rigidez del conjunto se ha mejorado gracias a un nuevo chasis fabricado en aluminio.

Aunque el estilo es clásico, la tecnología está muy presente: los ocupantes del Spyker C8 Preliator podrán disfrutar de un equipo de sonido de alta gama, con bluetooth y una conectividad total para el iPhone. El sistema de navegación puede mostrar todos los detalles mediante un sistema Head-Up Display.

¿Su precio? Spyker ofrece exclusividad y mucho lujo: cada cliente podrá escoger todos los detalles de su coche. Por eso, 325.000 euros no me parece una cifra escandalosa para un deportivo así: ¡solamente se fabricarán 50 ejemplares!

No te lo pierdas:

MSO acudirá a ginebra con un 675 LT y un P1 únicos

Todo lo que necesitas saber del McLaren 570GT

Lotus Evora 410 Sport: tan rápido como un Ferrari F50

Nuevo Porsche 911 R: para los más puristas

Jaguar F-Type SVR: llega a Ginebra a 320 km/h

Opel GT Concept: el futuro de la marca en Ginebra

McLaren 675LT JVCKeenwood: de ciencia ficción

Tags

  • Deportivos híbridos
  • Coches Eléctricos
  • Superdeportivos
  • Salón de Ginebra 2016
  • Spyker C8 Preliator
  • Spyker