Vídeo: los pros y contras del cambio automático y del manual

¿Cuál es mejor? Estos son sus pros y contras...

Eterno debate... Hay que ver la diferencia entre el cambio automático y el cambio manual para entender cuáles son las ventajas y desventajas de cada uno de ellos y, por tanto, cuál es mejor. Pero antes de nada, aclaremos algunos términos...

La transmisión es el sistema de que hace llegar la potencia y el giro del motor a las ruedas; como el propulsor lleva unas revoluciones más o menos constantes, es la transmisión la que cambia la velocidad a la que giran las ruedas, mayor o menor. En el caso del cambio manual, la relación de transmisión (que es como se llama a este proceso) no puede cambiar por sí sola.

No te pierdas: 7 coches de segunda mano con cambio automático que merecen la pena 

Ahí es donde entra en juego el conductor, que a través de la palanca de cambios lo irá haciendo. Para ello, una serie de engranajes o piñones giran a distinta velocidad sobre tres ejes: el eje de entrada - que recibe el par de fuerzas del motor a través del embrague -, el eje intermedio y el eje de salida. Este tipo de transmisión es más sencilla y más barata si hay que repararla (y también más duradera).

Sin embargo, como punto negativo podríamos resaltar que el coche pierde velocidad y potencia cuando el conductor pisa el embrague para desacoplar el giro del motor durante el cambio. Entonces, ¿qué hay de diferente con el cambio automático? 

La transmisión automática no usa piñones sino engranajes planetarios que permiten cambiar la relación de transmisión sin tener que engranar los piñones. Pero, ¿cómo es eso? Pues porque vienen ya todos engranados. Aquí, en vez de embrague encontramos un convertidor de par que mueve los frenos y embragues.

Estos deciden qué componentes giran y cuáles permanecen inmóviles para modificar la entrada y salida del sistema. En este caso, la conducción es más suave que con el cambio manual pero también es un sistema más caro de mantener.

¿Demasiado lío? No te preocupes. El vídeo es bastante explícito y te ayudará a comprender mejor el funcionamiento y la diferencia entre el cambio automático y manual. A nivel práctico, hay opiniones para todos los gustos. Aquellos que defienden el placer de ir 'jugando' con la palanca cuando conducen y los que han sucumbido a la practicidad de lo automático. Y tú, ¿de cuál eres? 

Lecturas recomendadas